La indignación no es nueva, ni los escándalos sobre propiedades y enriquecimiento sospechoso de tanprontistas, y la corrupción sigue intacta.

 

Por Pablo Majluf

A juzgar por la respuesta a los recientes escándalos sobre propiedades y enriquecimientos sospechosos de servidores públicos, parecería que ahora sí hemos llegado a nuestro límite… al momento de ebullición. Sin embargo, una mirada al pasado nos recuerda que la indignación no es nueva. De hecho, invita a preguntarnos por qué a pesar de ella sigue intacta la corrupción.

PUBLICIDAD

Leyendo La Presidencia Imperial de Enrique Krauze, me encontré un episodio de 1951 que bien podría haber sucedido hoy. En pleno sexenio de Miguel Alemán, cúspide de la hegemonía priista, surgió una revista de oposición llamada Presente, dirigida por un grupo de periodistas independientes encabezado por Jorge Piño Sandoval. “Durante treinta y seis semanas, en editoriales y caricaturas, Presente se dedicó a criticar la corrupción en el régimen de Alemán: señaló por su nombre y apellido a los tanprontistas, que ‘tan pronto’ ocupaban los puestos públicos, se compraban o construían mansiones de ensueño que la propia revista reseñaba con detalle.”

Relata Krauze que, aun sin anunciarse, el éxito de Presente era tal que resultaba “imposible encontrar un número en los puestos a las cuantas horas de haber salido”… (y eso que México nunca ha sido un país de lectores). La revista, desde luego, no llegó al número 25 de edición: el régimen la censuró con toda su fuerza y Piño tuvo que huir a Argentina. (Si bien ya no sucede hoy, imagine usted el nivel de censura y represión que había en ese entonces para que, de todas las naciones a las que un periodista de oposición podía huir, escogiera Argentina en pleno peronismo.)

Lo destacable, me parece, es la figura del tanprontista. Sugiere que los herederos de la Revolución no perdían ni un minuto en hacerse ricos “tan pronto” tuvieran acceso al poder. Tras su sexenio, Miguel Alemán, apodado oportunamente el Ratón Miguelito, llegaría a ser uno de los hombres más ricos del mundo; dejaría a sus descendientes un legado de multimillonarios negocios mineros, metalúrgicos, agrícolas, de bienes raíces… que siguen disfrutándose hoy.

En ese entonces, la indignación tampoco dormía. Krauze recuerda que, lo que no “podía decirse por escrito y en público, se hacía público a través de las cadenas del rumor, como estos versos contra Alemán y su grupo, compuestos luego de que dejó la presidencia:

Alí Babá con sus cuarenta ratas
ha dejado a este pueblo en alpargatas
pero el sultán se siente muy feliz
gastando sus millones en París.
si un nuevo sol en las alturas brilla,
¡maldito sea el sultán y su pandilla!

Esto es sólo con Miguel Alemán. Habría que añadir a sus antecesores –todos los revolucionarios en cuenta regresiva, empezando por Manuel Ávila Camacho–, y a todos sus sucesores: desde Ruiz Cortines hasta hoy. Innumerables historias como la de Presente sugieren que ha habido conciencia sobre la corrupción desde hace mucho. ¿Por qué entonces la sociedad no se organizó en los albores del vicio? ¿Por qué la indignación de los cincuenta y otras épocas no atenuó la corrupción? ¿Por qué nuestros padres toleraron tanto? Hay muchas hipótesis: un régimen autoritario; un esquema corporativista de prebendas que convenía a los grandes sectores sociales; flujos asimétricos de información, etcétera. Bueno, ahora que eso ya no existe, hagamos la siguiente pregunta: si a pesar de la indignación de nuestros padres, los padres de nuestros políticos robaban… ¿por qué nuestros políticos dejarían de robar con nuestra mera indignación?

 

Pablo Majluf es periodista y maestro en Comunicación por la Universidad de Sydney, Australia. Es coordinador de información digital del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY). Las opiniones de Pablo Majluf son a título personal y no representan necesariamente el criterio o los valores del CEEY.

 

Contacto:

Twitter: @ceeymx

Facebook: ceeymx

Página web: CEEY

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Un asomo a la terrible maldición de la familia Getty
Por

John Paul Getty, una vez el hombre más rico del mundo, fue el patriarca de una familia azotada por la tragedia y los exc...