Por Norbert Monfort*

Salir de la zona de confort es uno de los consejos que más se escuchan en las organizaciones, cuando los trabajadores asisten a formaciones y capacitaciones diseñadas para mejorar el rendimiento, estimular la motivación o buscar nuevos objetivos.

Además, hay que agregar que es la frase preferida de los psicólogos, quienes nos la han dicho muchas veces. Y es algo que se dice fácil, pero en la práctica hay otros matices importantes que analizar, debido a que para salir de la zona de confort primero tenemos que ‘estar’ en una zona de confort.

Todos conocemos más o menos la historia de los famosos trabajos de Hércules. Este héroe griego, en un momento de su vida, fue enviado a realizar una serie de hazañas al parecer imposibles de lograr: matar al león de Nemea o enfrentarse a la hidra de Lerna —los dos primeros de sus trabajos— no eran exactamente un “comienzo fácil”.

PUBLICIDAD

Pero, claro, adivinará el lector: tratándose de un semidiós, con una fuerza sobrehumana y una ferocidad inigualable en el combate, ¿cuán desafiantes eran en verdad este tipo de trabajos? Sin querer restarle méritos a esta figura legendaria, no pocos estarían de acuerdo en señalar que, al fin y al cabo, Hércules acometía estos trabajos desde su zona de confort.

¿Pero qué hay de la captura de la cierva de Cerinea, de limpiar los establos de Augías o de robar las manzanas del jardín de las Hespérides? Estos otros trabajos con los que también tuvo que lidiar Hércules no dependían exclusivamente de su fuerza. Los trabajos no eran todos iguales. De alguna manera, entonces, este guerrero se vio en la necesidad de salir de su zona de confort que, en este caso, podemos definir como toda situación que pudiera resolver con su mayor fortaleza. Nos cuesta imaginar a Hércules “eligiendo” solamente los trabajos en los que tenía una garantía de éxito. Pero es que, además —y esta circunstancia quizás mucho no se conoce—, no tenía la posibilidad de elegir. La historia nos cuenta que estos 12 trabajos que el héroe tuvo que realizar no nacieron de su voluntad, sino que le fueron impuestos por Euristeo (su “jefe” en aquellos momentos remotos).

Otro aspecto que no ha trascendido mucho en esta conocida historia es el hecho de que, para algunos de estos trabajos, Hércules recibió ayuda, como la de su sobrino Yolao, cuyas fortalezas eran mucho menores —en calidad y cantidad— que las de su poderoso tío. Aunque “queda mejor” la figura del héroe solitario que con su conocimiento experto es capaz de lograr todos los objetivos (como nos suelen mostrar las películas, que necesitan un protagonista único), la historia, y la realidad de las organizaciones de hoy es bastante diferente.

¿Podría ser que muchas veces no elegimos salir de la zona de confort porque esto implica cooperación y colaboración con gente que puede aportarnos algo que no admitimos necesitar? ¿Será posible pensar que con frecuencia queremos acaparar todos los trabajos en nuestras manos porque tenemos una extrema confianza en nuestro saber experto?

Sea más o menos real esta situación en el entorno en el que estemos, lo verdaderamente importante para tener en cuenta es lo siguiente: salir de la zona de confort no siempre significa hacer algo que nos cuesta, o “enfrentar nuestros miedos” laborales. A veces, simplemente tiene que ver con confiar en que la colaboración —compartir conocimientos, pedir consejos, escuchar más a los demás, estar abierto a nuevas propuestas— puede conseguir muchos más resultados (trabajos herculeanos) que los que sólo dependen de nuestro conocimiento, por más experto y experimentado que sea.

Es en la cocreación, en el trabajo en equipo, cuando salimos de la zona de confort, porque ya no estamos solos con nuestras virtudes (y debilidades), sino que podemos hacer frente a los trabajos en los que ya destacamos individualmente, pero también —y especialmente— en los que la diversidad siempre suma.

*CEO de Monfort Ambient Management y profesor del ESADE.

 

Contacto:

Twitter: @monfortnorbert

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

linkedin
LinkedIn te asesorará para superar la crisis del cuarto de vida
Por

En el mundo siete de cada 10 personas sufren la denominada ‘Crisis del cuarto de vida’, un periodo de inseguridad y duda...