Después de retrasar su presentación, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dará a conocer mañana viernes 17 de agosto el dictamen de su equipo de especialistas sobre la conveniencia y viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en aspectos técnicos, presupuestales y ambientales, entre otros.

El documento fue elaborado por un equipo encabezado por Javier Jiménez Espriú, propuesto para ser secretario de Comunicaciones y Transportes, y será revisado por tres asociaciones de ingenieros mexicanos.

Lee también: La ruta para decidir el futuro del Nuevo Aeropuerto

Aunque estaba previsto que López Obrador presentará los resultados el 15 de agosto, información de organismos internacionales en materia de seguridad aeronáutica obligó a los integrantes del equipo replantear el contenido y alcance del documento.

PUBLICIDAD

Durante su campaña presidencial, AMLO rechazó inicialmente la continuidad del proyecto, sin embargo, después señaló que no suspendería la construcción y que se llevaría a cabo una consulta ciudadana.

La propuesta en Proyecto 18, la plataforma de propuestas de campaña de López Obrador, en torno a la infraestructura aérea es conformar un sistema complementario de aeropuertos, coordinando el manejo de vuelos comerciales nacionales e internacionales, así como vuelos de carga, distribuyéndolos entre el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el Aeropuerto Miliar de Santa Lucía.

Al detallar, el documento señala que una fracción del terreno de la Base Aérea Militar Número 1 se habría de establecer un aeropuerto comercial para vuelos internacionales, las cuales darían un servicio complementario de manera suficiente al que tiene el aeropuerto AICM actual.

“De esta manera, dos pistas adicionales y una terminal de pasajeros resolverían la saturación que tiene la terminal aeroportuaria del AICM”, señala el documento.

Además, considera que tendría que establecer una ruta de tránsito libre y preferente para unidades viales de interconexión entre los aeropuertos AICM actual y el de Santa Lucía.

El documento que se puede leer en la plataforma web proyecto18.mx advierte que el nuevo aeropuerto internacional ha sido uno de los proyectos de inversión multianual que no tuvieron una justificación racional en la asignación del presupuesto y en el caso de las estimaciones de inversión que fueron aprobadas por el gobierno federal variaron de manera inexplicable.

Respecto al destino del aeropuerto que se construye en Texcoco, Proyecto 18 apunta que, aunque busca resolver la saturación de vuelos, se llevaría a cabo en dos etapas a un plazo de 30 años y por problemas de orientación de las pistas de aterrizaje y despegue obligaría a destruir las instalaciones actuales de dos aeropuertos que tienen vida útil.

Los defensores de este proyecto, que transportaría a 70 millones de pasajeros al año en su etapa inicial y 125 millones al operar a su máxima capacidad, advierten que se generarían implicaciones crediticias negativas para el país, el retraso en la tendencia de crecimiento de tráfico aéreo en México y la pérdida en la inversión que ya se ha efectuado en este proyecto.

De acuerdo con el plan trazado, la obra ocupará una superficie de 743,000 metros cuadrados, integraría 68 posiciones remotas, 96 puertas de contacto y un centro de transporte con conexión al metrobus y estacionamiento.

De continuar la obra, en su fase inicial operarían tres pistas simultáneamente en una terminal, en tanto que en su máximo desarrollo con dos terminales operarían seis pistas.

En el portal del NAICM se detalla que el plan financiero para la construcción de éste se diseñó como una estructura mixta de recursos públicos y privados.

 

Siguientes artículos

aeropuerto
AMLO recibe nuevos datos sobre Nuevo Aeropuerto y aplaza conferencia
Por

El mandatario electo recibió información de organismos internacionales de aeronáutica sobre el NAIM.