La palabra ‘Resiste’ cruza el antebrazo de Lucía Riojas, se trata de un tatuaje de aproximadamente 25 centímetros que sobresale de los otros grabados en su piel y que se asoman de la chamarra verde arremangada que lleva a un día de sesión ordinaria en la Cámara de Diputados.

La resistencia de la diputada independiente de 30 años se pone a prueba tan pronto ingresa al pleno del recinto legislativo y le informan que no podrá subir a tribuna a presentar la iniciativa para abrogar la Ley de Seguridad Interior.

Bajo el argumento de que es una legisladora que no pertenece a ningún partido político y con el apoyo de una norma, de la que no existe un registro formal en un reglamento o ley orgánica de la Cámara de Diputados, a Riojas se le ha negado en tres ocasiones presentar un posicionamiento o iniciativas en Tribuna en lo que va de la 64 Legislatura.

Más que una acción aislada, es probable que resistir sea una constante en la vida de Riojas Martínez, para quien ya es usual leer en redes sociales críticas que van desde su forma de vestir, sus posturas políticas o su preferencia sexual. Todo ello desde que arrancó su carrera política como postulante a una candidatura independiente para Jefa de Gobierno de la Ciudad de México y más tarde como diputada plurinominal independiente en formula con la coalición Por México al Frente.

PUBLICIDAD

Los ataques no se han limitado a las redes sociales, Riojas ha denunciado los intentos de allanamiento a la casa de sus padres o el cristalazo al carro de su pareja en el que dejaron un mensaje de odio, con el temor de que no sean los únicos.

“Represento muchas cosas que amenazan el estatus Quo, lo convencional. Soy una mujer joven abiertamente lesbiana y feminista que decidió entrar a la competencia política de aquellos espacios que han estado secuestrados por hombres blancos, de traje, que vienen de instituciones convencionales. Y sí, creo que pueden continuar (los ataques) porque las principales causas que abandero pueden ser incomodas para esos grupos”, señala en entrevista con Forbes.

Foto: Arturo Luna/ Forbes

Eres una mujer que, por lo menos a golpe de vista, rompe con el esquema del político tradicional que ocupan este tipo de espacios, pero ¿Tú te asumes como una política que llegó para romper esquemas?

Nosotros lo que pensamos, desde la iniciativa a la que pertenezco que se llama ‘Ahora’, es que las personas comunes deben de estar representadas por personas comunes. Entonces más que sentirme diferente en general, aunque si me siento diferente aquí adentro, me siento una persona común tratando de representar a las personas que viven, sufren, tienen las mismas alegrías en la calle, en sus casas, en sus barrios.

Sí, sin duda, creo que soy un poco distinta a lo que estamos acostumbrados a ver aquí adentro, pero me parece que este debería ser el camino de aquellas personas que pretendemos representar a la ciudadanía.

En el pasado proceso electoral buscaste integrarte a una candidatura independiente para contender por la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México ¿Qué aprendiste de esta experiencia, tomando en cuenta que estamos en México persiste un sistema político enfocado en el partidismo?

Aprendí que el sistema está hecho para que lleguen los mismos de siempre, incluso en las candidaturas independientes. Está hecho en este momento para que lleguen, por lo menos en la Ciudad de México, para las personas que pueden comprar ese lugar en la boleta o tienen una estructura muy parecida o casi idéntica a una estructura partidista.

La figura de independiente todavía no es lo que quisiéramos que fuera en este país y necesitamos trabajar en ese sentido.

Como candidato independiente tienes que trabajar más en la calle, tienes que juntar firmas, conocer a la gente y escuchar y eso fue la parte más bonita de lo que aprendí, muchas cosas de la gente, sobre todo aprendí que, aunque encontremos obstáculos como candidatos independientes no debemos de dar pasos atrás, sino buscar la manera de llegar a esos espacios de toma de decisión para cambiar las cosas que ahorita no nos tienen cómodos, que resultan una barrera.

Tenemos la idea de la candidatura independiente como algo más libre, más democrático, cercano a las personas en realidad no lo es tanto, esos requisitos legales todavía generan una brecha muy grande entre quienes deciden participar en la competencia política y la ciudadana que se ve representado en esa posición.

¿Cuáles son los principales temas que vas a impulsar en la Cámara de Diputados como parte de tu agenda legislativa?

Mi enfoque está en lo que construí con mis compañeros de la iniciativa, que tiene que ver con la democratización de los partidos políticos, queremos impulsar que haya elecciones abiertas, que podamos decidir quienes llegan a la boleta y no nada más las opciones que nos ponen.

Queremos también trabajar por la construcción de la paz, de hecho, la primera iniciativa que presentamos tanto en el Senado como en Cámara de Diputados fue para abrogar la Ley de Seguridad Interior, porque nos parece que no es un marco jurídico que nos ayude a construir la paz en nuestro país y que se tiene que volver a discutir en todos los espacios jurídicos de México

Pienso impulsar una agenda que tiene que ver con la garantía de los derechos de la comunidad LGBTTTIQ (Lesbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, Intersexual y Queer).

También soy feminista, entonces también estoy aquí para luchar por la despenalización del aborto, no puede suceder nunca más que una mujer por decidir sobre su cuerpo termine en la cárcel, pero además me parece que se tiene que legalizar el aborto porque la discusión no está en si una mujer decide abortar o no, esa mujer va a abortar, la discusión está en si las instituciones y el Estado desde donde nos toca, la vamos a acompañar.

¿Crees poder lograr consensos en torno a esta agenda sobre todo con un Congreso con mayoría absoluta de Morena, un partido que, aunque es de izquierda, no se posiciona de forma clara respecto a estos temas?

Pienso que sí puedo construir esas alianzas, no nada más en el partido que tiene la mayoría acá, aunque me parece que si hay personas que se han pronunciado respecto a estas iniciativas.

Lo importante no es tener la mayoría en el congreso, la bancada más grande, lo importante es estar del lado correcto, estar del lado de las mujeres, de las personas LGBTIQ, que sus derechos sean garantizados, del lado de las víctimas de la violencia que diario vemos en nuestro país, que son dolores que nos atraviesan todo el tiempo, de lado de las madres que se la pasan buscando y encontrando cuerpos en fosas.

Si estamos aquí para trabajar por una verdadera transformación del país, en esa bancada y muchas otras encontraré aliados.

Activista política desde la cuna

A Riojas le gusta contar que la primera marcha a la que asistió fue la protesta en contra del fraude electoral de 1988, fue el año en que nació y acudió en brazos de su madre.

Sus padres le inculcaron el activismo político, pero considera que lo que marcó su entrada a la política fue el movimiento Yo Soy 132 que nació en su alma máter, la Universidad Iberoamericana.

“Es ahí donde yo empiezo a formar un poco más en el ámbito político, en el activismo y a partir de entonces empiezo a conocer personas con las que tengo mucho en común, personas como Emilio Álvarez Icaza, muchos amigos del Yo Soy 132 con los que formamos una iniciativa que se llama Ahora, hace más o menos un año y medio”, apunta.

La diputada federal está convencida de que con su entrada formal a una institución política en el país y la alternancia de poder en las instituciones democráticas está por iniciar una transformación en México.

“Más de 30 millones de personas votaron por un cambio más que por una persona o un proyecto político, porque estamos hartos de las traiciones, de la clase política y cuando vemos una opción distinta que pueda representar un cambio es algo que nos mueve el corazón, nos mueve la mente”.

Foto: Arturo Luna/Forbes

 

Siguientes artículos

Avalan diputados ley para que ningún servidor gane más que el presidente
Por

El pleno de la Cámara de Diputados avaló en lo general, con 433 votos a favor, nueve en contra y una abstención, la Ley...