El famoso arquitecto Luis Vidal se ha caracterizado por su moderna visión del diseño como un ejercicio social. Sus obras están elaboradas  con un enfoque ambientalmente responsable.

 

Por Jhanyl Moreta Morel

 

PUBLICIDAD

Al conversar con el mundialmente conocido arquitecto Luis Vidal, de inmediato se percibe su característica humildad y simpatía. Esas cualidades quizá han sido, junto a su arduo trabajo enfocado en la responsabilidad social, económica y ambiental, lo que lo ha lle­vado a destacar en el mundo del diseño arquitectónico y a ganar numerosos reconocimientos internacionales.

Este arquitecto español, especialista en el diseño de aeropuertos, infraestruc­tura de transportes y hospitales, ha sido galardonado por más de una docena de sus proyectos por su incomparable pro­puesta en la que resalta la importancia de la experiencia del usuario.

Vidal se apresura a comentar que sus logros en la industria los debe a su grandioso equipo de trabajo. “Esas premiaciones son el reconocimiento a la labor de un enorme equipo. Los arquitectos tenemos un problema, cuya solución aún no he encontrado, y es que tendemos a focalizarlo en una persona. Lo que noso­tros hacemos es producto de un grandioso equipo de trabajo. Yo tengo la suerte de decir que tengo al mejor equipo del mundo”, destaca en entrevista exclu­siva cona Forbes República Dominicana.

Queda en evidencia que su sencillez y visión de trabajo en equipo han sido claves para encaminar una carrera de éxito. Sin embargo también hay que reconocer que su perspectiva hacia el diseño y la creación de inmuebles que ofrezcan solu­ciones para mejorar la calidad de vida de las personas, le han hecho ganar un lugar especial entre sus colegas.

En su primera visita a República Domi­nicana, donde dijo que espera desarrollar proyectos, Vidal explica que no valora su profesión como el oficio de diseñar edi­ficios, sino como una forma de vida que favorezca a la sociedad. Por eso se involu­cra en proyectos que le permiten aportar valor y solucionar problemas.

Entre sus más recientes obras figuran la nueva Terminal T4 del Aeropuerto de Barajas, Madrid, el nuevo Aeropuerto Internacional de Varsovia, y la Terminal 2A del Aeropuerto Heathrow, en Londres.

En sus proyectos aeroportuarios ha trabajado con la finalidad conseguir una mayor “proximidad” de la gente con el aeropuerto, para que sea posible ver des­pegar y aterrizar a las aeronaves y que haya un contacto con la tripulación, pero que además se perciba como un lugar de desti­nos, no una terminal como suelen llamarse.

Otras de sus emblemáticas obras son el Hospital Can Misses, de Ibiza, y el nuevo Hospital de Vigo (galardonado como el Mejor Hospital del Futuro), que fueron proyectados pensando en la calidad estancial de pacientes y acompañantes.

El objetivo era —explica Vidal— crear un hospital amable e innovador, que a través de la arquitectura pueda contribuir, en alguna medida, a la curación del paciente proporcio­nándole el mayor nivel de comodidad y bien­estar, tanto a él como a sus familiares, durante el periodo de convalecencia. Y lo logró.

 

Herencia

La pasión por diseñar la lleva en la sangre, no sólo por su padre (quien era ingeniero y arquitecto de profesión), sino por su tío-abuelo, quien tenía una orfebrería. En ese taller se inició en el ámbito laboral, fabri­cando cerámicas. A los 12 años ya sabía lo que quería estudiar.

Concluyó una carrera muy intensa que combinaba arquitectura, economía y dere­cho en Greenwich, Reino Unido, en la cual se licenció con honores en 1994. Sin embargo, Vidal asegura que no hay mejor carrera que la vida y que la mayor parte de sus conoci­mientos los ha adquirido en el diario vivir.

Este arquitecto, que estuvo en el país para dictar la conferencia acerca de su visión en cuanto a la arquitectura moderna, organizada por FDH Consulting, recuerda que cuando inició la carrera tuvo la oportunidad de compartir con un maes­tro de mucha experiencia que lo inspiró y le advirtió que para ser un buen arquitecto debía “darle la vuelta al mundo tres veces, estar casado dos veces y haber estado en la cárcel por lo menos una ocasión”, a lo que rápidamente aclara: “Por suerte sólo se me he casado una vez y nunca ha estado en la cárcel (risas), pero le he dado la vuelta al mundo en más de 10 ocasiones.”

En 2004 fundó la firma Luis Vidal + Arquitectos (LVA), con sede en Londres y Santiago de Chile. Actualmente se encuen­tra en pleno desarrollo de expansión por Canadá, Estados Unidos y Latinoamérica.

luis_vidal_aeropuerto1

 

Siguientes artículos

Lineamientos de auditoría en prevención de lavado de dinero
Por

La prevención y persecución del lavado de dinero, por la propia naturaleza y complejidad del delito, no dan lugar a ser...