Por Brian Solomon

El último movimiento en la guerra de financiamiento entre Uber y el resto del mundo se dio en Estados Unidos. Lyft, el principal competidor de Uber en ese país, aparentemente contrató a Qatalyst Partners, una firma de banca especializada en fusiones y adquisiciones.

Ése es el nuevo reporte del Wall Street Journal, que sugiere que Lyft podría estar buscando más inversionistas o incluso a alguien que lo compre. Según las fuentes del WSJ, Qatalyst “ha contactado a empresas, incluyendo a grandes fabricantes de automóviles, para promover la adquisición de una participación en Lyft”. Lyft declinó la invitación a comentar sobre el asunto a Forbes.

No sería sorprendente ver que Lyft intente levantar otra ronda de financiamiento, incluso a pesar de haber recibido 1,000 millones de dólares (mdd) en enero. Desde entonces, casi todas las grandes startups de transporte privado han levantado más, incluyendo a Uber (que recibió 3,500 mdd de Arabia Saudita) y la china Didi ChuXing (que levantí un total de 7,300 mdd de empresas como Apple. Lyft dijo a Forbes en mayo que tenía más de 1,500 mdd en efectivo a la mano, pero con sus agresivas estrategias de expansión y marketing no durarán para siempre.

PUBLICIDAD

Lee también: GM y Lyft crearán los primeros vehículos autónomos compartidos

Sin embargo, una adquisición pura y simple sería nueva para el espacio de los viajes compartidos. Suponiendo que Lyft esté a la venta, ¿quién estaría interesado? Hay un abrumador favorito seguido de un pequeño grupo de oferentes improbables pero posibles. Estos son los nombres que podrían comprarla:

General Motors: El único jugador que realmente tiene sentido. GM ya tiene una participación de 10% en Lyft, derivada de una inversión de  500 mdd en enero. El fabricante de automóviles ha estado en un frenesí de compras en el espacio de la tecnología: junto con Lyft, GM compró la empresa de conducción autónoma Cruise Automation por 1,000 mdd en marzo y los activos de Sidecar, una startup de viajes compartidos que cerró operaciones en diciembre pasado.

Aún más, desde la inversión de este año, GM y Lyft han forjado alianzas estratégicas en la tecnología de conducción autónoma, los servicios de movilidad y las oportunidades de renta de vehículos, y los despliegues de algunos de esos servicios se esperan lleguen al mercado a finales de este año. ¿GM necesita comprar a Lyft para profundizar esas asociaciones? Probablemente no, y hay pocas razones para que GM se exponga a pérdidas masivas con Lyft en el corto plazo, sin embargo, hasta el momento es el único candidato obvio.

Otro fabricante de coches: No sería una locura que otro fabricante de automóviles quisiera involucrarse en el sector en el que opera Lyft. Volkswagen, Toyota, Chrysler y Fiat han hecho inversiones similares a las de GM. Una empresa como Ford no quiere terminar sin un lugar en la mesa, pero con GM como socio más o menos exclusivo de Lyft, ¿la startup podría ser atractiva para un competidor?

Didi ChuXing: Si buscas otros socios naturales, la startup líder en el sector en China –que, ocurre, es 7,300 mdd más rica– tiene que estar en la lista. Didi tienen dinero para comprar a Lyft y también compite con Uber. Didi y Lyft ya tienen una asociación en viajes transfronterizos, pero combinados podrían ser capaces de coordinarse más de cerca y concentrar sus artillerías contra Uber. Y sin embargo, ¿por qué compraría Didi a Lyft cuando puede invertir y ser socio en su lugar? Necesita ese efectivo recién levantado para combatir a Uber en China, por lo que extenderse a Estados Unidos, donde Lyft permanece en un distante segundo lugar, parece muy distante.

Lee también: Apple invierte 1,000 mdd en el rival chino de Uber

Softbank, Alibaba, Rakuten, o Tencent: Ahora navegamos en las especulativas aguas de la inversión extranjera. Las tres primeras empresas ya han invertido en Lyft en rondas de financiamiento previas. Tencent es inversionista en Didi y está de humor para salir de compras, al menos eso sugiere su adquisición de la compañía de juegos para móviles Supercell por alrededor de 9,000 mdd. Ese movimiento, casualmente, puso 9,000 mdd de vuelta en las arcas de Masayoshi Son, de Softbank. No obstante, ninguno de estos nombres tiene mucho sentido estratégico. Pintan más como inversionistas que como adquirentes.

Apple o Google: Es la hora de volarse la barda. Apple se hizo de una participación en Didi con un valor de 1,000 mdd recientemente, así que al menos sabemos que están interesados en el sector. Google ha estado trabajando en coches autónomos desde hace años, pero no, además de Waze, no tienen un producto de viajes dirigido al consumidor. Estas sinergias son puramente teóricas.

Uber: Jajajajaja.

 

Siguientes artículos

peso
Ley 3de3 debe contar con auditorías en tiempo real y plataforma de transparencia
Por

Hogan Lovells señaló que los cambios legislativos sería un avance en el combate a la corrupción, pero es muy factible qu...