Por Sofía Cruz Salcedo*

Cuando hablamos de temas de fusiones y adquisiciones o M&A (siglas de “Mergers and Acquisitions”), lo primero que pensamos es que sólo los grandes corporativos realizan este tipo de transacciones, ya sea por los montos de inversión, posicionamiento que les da en el mercado o por motivos estratégicos, sin embargo, la realidad es que todas las firmas, sin importar el tamaño, podrían estar involucradas en algún momento de su existencia en un proceso de este tipo.

En este sentido, es muy común ver que este tipo de negocios se dan de manera más habitual en el mundo de las Pymes; generalmente, para tener más penetración en su industria, para complementar su oferta en el mercado, para reducir costos, entre muchos otros propósitos.

Recordemos que las micro, pequeñas y medianas empresas son clasificadas por el monto de ventas anuales o número de empleados, pero tienen características muy definidas que las hacen atractivas para convenio de este índole: suelen especializarse en una actividad y desarrollan un know-how muy importante, tienen mucha flexibilidad en sus procesos, suelen tener una relación más cercana con sus clientes, etc.

PUBLICIDAD

 

El proceso

Existe una metodología que, tanto pequeñas como grandes organizaciones, deben de seguir para facilitar y agilizar la decisión de llevar a cabo una fusión o adquisición.  Este sistema ayuda a establecer procesos clave a tomar en cuenta para seleccionar a la empresa ideal a comprar con base en las necesidades y cultura del negocio, así como a establecer un valor de compra/venta atractivo para ambas partes.

Podemos definir esta metodología en 3 grandes etapas o pasos:

•​La primera es la planeación, en la que se establecen claramente las metas estratégicas de negocio y donde se evalúan los posibles objetivos con quienes se pudiera llevar esta operación.  Al finalizar la transacción, el que se cumplan o no los objetivos de esta etapa, es lo que definirá si la transacción fue exitosa o no.

•​La segunda es la ejecución, en la cual se debe de hacer un análisis objetivo y crítico (due dilligence) tanto financiero, como de procesos, legal, fiscal, laboral, de recursos humanos y hasta cultural.  Este paso es crítico ya que es el ayudará a definir si la empresa target es la adecuada para el objetivo de negocio, además de que contribuye a establecer el precio de negociación que le sea atractivo tanto al vendedor como al comprador. Asimismo, influye para priorizar las actividades del proceso a seguir en la siguiente etapa.

•​Por último, se encuentra la integración, la cual es recomendable iniciar tan pronto sea posible para poder establecer las sinergias necesarias que ayuden a maximizar la creación de valor en un periodo corto de tiempo.  Adicionalmente, en esta fase también es muy importante tener una comunicación clara tanto hacia dentro de la compañía, con los empleados, así como hacia afuera, considerando clientes, proveedores, mercado, gobierno, etc.

De esta manera, una Pyme podrá encontrar múltiples ventajas en un proceso de M&A, aunque dependerán en gran medida del giro del negocio; sin embargo, podemos enlistar algunas como: mayor posicionamiento en el mercado, complementar alguna de las líneas de su negocio para diversificar sus productos o servicios, ampliar la cartera de clientes, obtener insumos de un proveedor adquirido o fusionado sin la necesidad de desarrollarlo desde cero, etc.

En resumen, el éxito de un proceso de este tipo consistirá en tomar el tiempo necesario para definir los propósitos, analizar bien a los posibles objetivos y sobre todo planear bien cada una de las etapas anteriormente comentadas. Finalmente, y no menos importante, asesorarse con expertos que los apoyen, lleven de la mano en las diferentes fases y les brinden un análisis previo para que puedan tomar la mejor decisión y llevar el proceso a buen puerto.

*Consultor Senior en Mercer

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El 98% de los mexicanos ‘hereda’ deudas de hasta 40,000 pesos al morir
Por

Solo dos de cada 10 mexicanos prevé su servicio funerario, por lo que los familiares deben pagar hasta 40,000 pesos en é...