Reuters.- El presidente francés, Emmanuel Macron, le dijo este jueves al primer ministro británico, Boris Johnson, que no hay tiempo suficiente para negociar un acuerdo de Brexit completamente nuevo.

En su primer viaje al extranjero desde que asumió el liderazgo de Reino Unido, Johnson advirtió a la canciller alemana, Angela Merkel, y a Macron que podría darse una salida sin acuerdo el 31 de octubre a menos que la Unión Europea haga un nuevo pacto.

Macron declaró que el destino de Reino Unido estaba solo en manos de Johnson. El mandatario agregó que, si bien un divorcio sin acuerdo no era un escenario deseado, el bloque estaría preparado para tal eventualidad.

“Quiero ser muy claro: en el mes que viene no encontraremos un nuevo acuerdo de retirada que se desvíe mucho del original”, dijo el líder francés en el patio del Palacio del Elíseo junto a Johnson.

Pero extendió una mano a Johnson y añadió: “Nadie va a esperar hasta el 31 de octubre sin tratar de encontrar una buena solución”.

Johnson le dijo a Macron que quería un acuerdo de Brexit y que creía que aún era posible llegar a tiempo para la fecha límite del 31 de octubre.

El primer ministro sostuvo que se había sentido “poderosamente alentado” por lo que escuchó de Merkel durante las conversaciones en Berlín el miércoles.

Lee también: Alemania pone plazo al Reino Unido para buscar opciones para cerrar el Brexit

“Logremos el Brexit, hagámoslo de manera sensata y pragmática y en interés de ambas partes y no esperemos hasta el 31 de octubre”, pidió Johnson. “Pasemos ahora a profundizar e intensificar la amistad y la asociación entre nosotros”.

Con los pies sobre la mesa en el palacio de Macron

Puede que Boris Johnson haya tardado un mes en realizar su primer viaje al extranjero, pero no necesitó mucho tiempo para sentirse como en casa en el palacio que habita el presidente francés, Emmanuel Macron, ya que no dudó en poner los pies sobre la mesa al llegar.

Johnson nunca ha tenido reparos en hacer de bufón durante su carrera política y esta vez no fue la excepción, ya que fue grabado bromeando ante las cámaras y colocando un pie brevemente sobre una mesita para el café en el Palacio del Elíseo, antes de saludar a los fotógrafos en el salón.

Macron observaba mientras la escena, con cara divertida.

 

Siguientes artículos

Trump analiza ‘muy seriamente’ eliminar la nacionalidad por nacimiento en EU
Por

El mandatario calificó de 'francamente ridículo' que se otorgue la ciudadanía estadounidense a los hijos de los padres q...