El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, criticó a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, y lo llamó “cobarde”, luego de que se diera a conocer la conversación que este último mantuvo con el mandatario estadounidense, Donald Trump.

El jerarca venezolano despotricó contra Peña Nieto al calificarlo como un empleado “maltratado por Trump”, y expresó su “vergüenza” por el mandatario mexicano al dejarse tratar de esa manera.

“Peña Nieto, escúchame desde Venezuela: da vergüenza que te dejes tratar así. Yo veo a Peña Nieto como un empleado maltratado por su jefe, maltratado, abusado y violado por Trump”, dijo el jueves a través de un mensaje televisivo.

PUBLICIDAD

Ayer, el diario The Washington Post publicó la transcripción de la llamada telefónica entre Trump y Peña en enero pasado, en la cual el estadounidense le pidió no decir a la prensa que México no pagará por la construcción de un muro fronterizo. Como resultado de esa conversación el gobierno mexicano decidió cancelar la reunión que tenía prevista unos días después con el magnate republicano

Además, criticó la postura del gobierno mexicano sobre la situación política y económica que enfrenta Venezuela, mientras que por el otro lado sigue “la orden pública” de Trump de no seguir diciendo que México no va a pagar el muro fronterizo.

“Con Venezuela sí te metes. A Donald Trump no eres capaz de lanzarle ni el pétalo de una rosa. (…)Si yo fuera presidente de México me fuera con el pueblo mexicano y una mandarria y tumbara todos los muros que me separan con EU y no permitiría la construcción de ese muro, pero de frente, con valentía”, dijo Maduro.

Lee también: Seis amagues de Trump a Peña por impuestos en la frontera

La respuesta mexicana llegó a través de un tuit del canciller Luis Videgaray, quien escribió que  “cobarde es quien usa el poder del estado para desmantelar la democracia y arremeter contra su propio pueblo”.

Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del PRI -partido en el poder-, también salió en defensa del mandatario mexicano y señaló que Maduro es un “ejemplo del populismo autoritario que manda al diablo a las instituciones”.

El gobierno de Peña Nieto, al igual que otros en la región latinoamericana, se ha mostrado en contra de la situación que vive el país sudamericano y desconoció los resultados del pasado domingo que avalan la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente.

 

Siguientes artículos

AT&T se alía con iLab y Laboratoria para empoderar a emprendedoras
Por

La telefónica apoya a niñas y mujeres para su ingreso en la nueva economía, en la que dominarán la tecnología y la innov...