Aunque la compañía financiera prevé afectaciones al sector empresarial en el corto plazo,  espera un crecimiento económico en el mediano plazo por las reformas estructurales.

 

 

 

PUBLICIDAD

Las reformas estructurales en México tendrán un impacto negativo, pero manejable para las empresas mexicanas. No obstante, el potencial de alzas en calificación durante 2014 deberá ser menor en relación al 2013, según un estudio de Fitch Ratings.

“A pesar de que se espera un impacto adverso en flujos de efectivo, principalmente por mayores impuestos, en general estas iniciativas son positivas para México y lo posicionan en la dirección correcta”, dijo Sergio Rodríguez, director senior en Fitch.

“Las reformas fiscal, energética y de telecomunicaciones tienen un efecto más directo en las empresas; y se espera un mayor crecimiento económico como resultado de las reformas estructurales en el mediano plazo. El éxito de estas reformas en el largo plazo será determinado por las leyes secundarias todavía en proceso de ser aprobadas por el Congreso”.

La reforma fiscal no logró incrementar la base de contribuyentes y carece de medidas para regularizar al sector informal, el cual se estima que represente alrededor del 60% de la economía. Los contribuyentes actuales y empresas que ya pagan impuestos tendrán un efecto negativo inmediato.

La reforma fiscal puede inhibir la demanda de bienes de consumo, y reducir la rentabilidad para las compañías que venden bebidas azucaradas y alimentos de alto contenido calórico.

La calificadora anticipa que los volúmenes de venta de las embotelladoras mexicanas disminuirán entre 5% y 7%, mientras que los precios promedios aumentarán entre 10% y 15%.

Asimismo los volúmenes de venta de alimentos no básicos altos en calorías presentarían caídas menores a 5% mientras aumentan sus precios alrededor de 8%. Las tiendas comerciales con operaciones en la frontera pueden verse en desventaja por la homologación del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Para la calificadora, la reforma en telecomunicaciones puede afectar a  jugadores como América Móvil y Televisa al someterlas a una regulación asimétrica.  Dijo que es difícil estimar la magnitud del impacto sin la aprobación de las leyes secundarias.

La reforma financiera busca, según Fitch,  una mayor intermediación bancaria y un crecimiento económico en el mediano y largo plazo.

El financiamiento por parte de instituciones financieras privadas y de bancos de desarrollo deberá incrementarse a futuro, pues  nuevas reglas en el proceso de bancarrota protegerán a acreedores de préstamos morosos apuntalando el crédito.

En el tema de la reforma energética, la firma dijo que mejorará la competitividad mediante la reducción de las restricciones sobre Petróleos Mexicanos (Pemex), el fomento de la producción de gas natural y el desarrollo de infraestructura.

El impacto de la reforma laboral y educativa será limitado en el corto plazo, pero contribuirá a al crecimiento económico de México en el largo plazo.

 

Siguientes artículos

SAT crea aplicación para facturar desde teléfonos celulares
Por

La aplicación móvil, por ahora disponible en la plataforma de teléfonos Android, permite a los contribuyentes el registr...