Reuters. – Cientos de miles de manifestantes antigubernamentales se unieron a una manifestación masiva en Hong Kong el domingo, llenando las principales calles bajo una fuerte lluvia en la undécima semana de protestas a menudo violentas en el centro financiero asiático.

La participación del domingo demostró que el movimiento sigue teniendo un amplio apoyo a pesar de desagradables escenas de la semana pasada, cuando los manifestantes ocuparon el aeropuerto de la ciudad gobernada por China, por lo que algunos activistas pidieron disculpas.

Hubo una calma incómoda después de la caída de la noche, sin enfrentamientos violentos y sin que los manifestantes supieran con claridad lo que iba a suceder a continuación.

La policía, con equipos antidisturbios, verificó las identificaciones de algunos manifestantes al oeste del distrito comercial central y había un gran despliegue de seguridad fuera de la estación de policía del distrito occidental.

“Le han estado diciendo a todo el mundo que somos alborotadores. La marcha de hoy es para mostrarle a todos que no lo somos”, dijo Chris, de 23 años de edad, que trabaja en marketing y estaba vestido todo de negro, incluyendo una bufanda que le cubría la cara y una gorra de béisbol.

“Eso no significa que no sigamos luchando. Haremos lo que sea necesario para ganar, pero hoy nos tomamos un descanso y luego volvemos a evaluar”.

Te recomendamos: Cancelan todos los vuelos en aeropuerto de Hong Kong por protestas

Un manifestante gritó a otros que se burlaban de la policía: “¡Hoy es una marcha pacífica! ¡No caigas en la trampa! El mundo nos está observando”, animando al grupo a seguir adelante.

En junio, estalló la indignación por un proyecto de ley suspendido que permitiría extraditar a sospechosos de delitos en Hong Kong a la China continental, pero los crecientes disturbios han sido alimentados por preocupaciones más amplias sobre la erosión de las libertades garantizadas en la fórmula de “un país, dos sistemas”.

Los manifestantes levantaron pancartas con consignas como “¡Liberen a Hong Kong!”. La multitud en Victoria Park, donde comenzó el mitin, era pacífica e incluía tanto a personas mayores como jóvenes y familias.

El parque no pudo acomodar a la multitud, que se agolpaba en las calles alrededor del parque. Muchos manifestantes se dirigieron al centro financiero de la ciudad, coreando que la líder de la ciudad, Carrie Lam, apoyada por Pekín, renuncie.

Era imposible calcular con exactitud el número de manifestantes, pero los periodistas de Reuters, que informaban desde todo el lugar, cifraron el total en al menos 200,000.

“Hace mucho calor y está lloviendo. Es una tortura sólo por presentarse, francamente. Pero tenemos que estar aquí porque no tenemos otra opción”, dijo Jonathan, un estudiante de 24 años de edad que participó en el mitin que comenzó en Victoria Park, en el distrito de Causeway Bay, en la isla de Hong Kong.

“Tenemos que continuar hasta que el gobierno finalmente nos muestre el respeto que merecemos”, dijo.

 

Siguientes artículos

Muerte de Epstein fue suicidio: autopsia
Por

Su cuerpo fue encontrado hace seis días en una celda de la cárcel de Manhattan mientras esperaba juicio por cargos de tr...