Mapa electoral: En 2015  se celebrarán elecciones para gobernador en nueve estados de la República. El INE cuenta con 18,572 millones de pesos como presupuesto este año. Más allá del costo de las elecciones, el proceso será bastante complejo porque algunas de las entidades donde habrá comicios están entre las más endeudadas y violentas del país. 

Gráfico interactivo: Édgar Cruz

El 7 de junio tendrán lugar 18 elecciones locales (nueve para gobernador), se elegirán 903 presidencias municipales y 639 diputados locales. Este año, además de los partidos políticos, habrá otros contendientes que serán decisivos en el resultado final: la sombría situación económica y la delincuencia.

PUBLICIDAD

Por eso es importante conocer de cerca la situación económica y de seguridad que se vive en los nueve estados que elegirán gobernador.

El INE pretende ejercer este año un presupuesto total de 18,572 millones de pesos (mdp), 16% más que en el proceso electoral federal 2011-2012. Para las elecciones intermedias, el INE tiene destinados 5,355 mdp para el financiamiento público de los partidos políticos. De este presupuesto, al Partido Revolucionario Institucional (PRI) le corresponden 1,376 mdp; al Partido Acción Nacional (PAN), 1,158 mdp, y al Partido de la Revolución Democrática (PRD), 886 mdp.

Las 17 entidades que tendrán comicios locales el próximo año son: Baja California Sur (gobernador), Campeche (gobernador), Colima (gobernador), Chiapas, Distrito Federal, Guanajuato, Guerrero (gobernador), Jalisco, Estado de México, Michoacán (gobernador), Morelos, Nuevo León (gobernador), Querétaro (gobernador), San Luis Potosí (gobernador), Sonora (gobernador), Tabasco y Yucatán. La suma de la deuda de las nueve entidades que elegirán gobernador alcanza 94,166 millones de pesos.

Para conocer en qué estados se pueden complicar más los comicios, checa nuestro Mapa Electoral 2015, en el que destacamos las cifras de crecimiento económico, desempleo, deuda y niveles de criminalidad de las nueve entidades que elegirán gobernador este año:

Riesgo económico

El panorama luce complejo para los candidatos, pues existe un ambiente de falta de seguridad, además del riesgo de deuda en algunos estados.

“El lado electoral implica un factor de riesgo; el gasto se puede acelerar y puede haber una desconexión entre ingresos y gastos, lo que implica revisión de calificaciones”, advierte la calificadora Moody’s.

Como ejemplo está Nuevo León, que de los nueve estados donde se elegirá gobernador es el que tiene la mayor deuda, superando por más de 50,000 mdp a la de Guerrero, pese a que ambos estados manejan una población similar.

Por si fuera poco, existe un problema generalizado de recaudación: los municipios generan 2.9% de los ingresos totales del país, pero gastan 8.3%.  A nivel estatal se genera 6.7% de los ingresos y se gasta alrededor de 31.7%.

La deuda de Michoacán se incrementó aproximadamente 140% entre 2010 y 2012, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Otro factor económico que podría influir en las próximas elecciones es la aprobación de una reforma que permite al gobierno federal avalar a las entidades federativas para mantener una calificación crediticia de triple A. Incluso, las entidades estarían en posibilidad de contratar más deuda avaladas por el gobierno federal.

Esto representa un desequilibrio financiero, pues los estados que elegirán gobernador tienen una proporción casi nula de ingresos propios en comparación con las participaciones federales.

Baja California Sur genera sólo 6.2% de sus ingresos propios; Campeche, 10.6%; Colima, 6.5%; Guerrero, 4.0%; Michoacán, 11.8%; Nuevo León, 14.9%; Querétaro, 12.5%; San Luis Potosí, 5.5%, y Sonora, sólo 7.7%. Como única excepción está el Distrito Federal, que genera 40.6% de ingresos propios, según el estudio de Banamex Indicadores Regionales de Actividad Económica 2014.

 

Riesgo social

La violencia es otro factor que preocupa en estados como Guerrero y Michoacán, los más grandes en cuanto a población.

“Es un panorama complicado por lo ocurrido en Ayotzinapa o Tlatlaya, la ‘Casa Blanca’, el dólar a 15 pesos o el precio del petroleo en picada. Estos hechos modifican la forma en que la competencia partidaria se daría y que involucran a los partido y sus dirigencias. Eso es un tema importante que afecta las condiciones de competitividad”, comenta Gustavo López Montiel, profesor de ciencias políticas del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México. Además asegura que “la reforma aprobada en 2013 y 2014 generará un nuevo modelo de competencia electoral”.

En 2013 se aprobó la reforma político-electoral que modificó 31 artículos constitucionales y en 2014 se emitieron tres nuevas leyes generales: la Ley General de Instituciones y Procesos Electorales, la Ley General de Partidos Políticos y la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia de Delitos Electorales.

“Los desafíos de la nueva legislación electoral están dados por la necesidad de diseñar la articulación de un esquema de coordinación uniforme y se manifiestan en dos órdenes: el jurídico-normativo y el práctico”, expuso en un evento con prensa María Amparo Casar, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

En algunos estados podrían presentarse problemas por el número de ciudadanos, su economía y también por la situación de inseguridad que se vive en ellos. “En Nuevo León, Guerrero y Michoacán, eventualmente se podría limitar el derecho del voto por la violencia. La respuesta de la gente podría ser la abstención o el voto en blanco”, advierte Montiel.

Evaluaciones del Imco sitúan a Guerrero como la entidad menos competitiva del país, junto con Oaxaca, Chiapas, Tlaxcala y Durango. Entre los tres tienen los menores PIB per cápita del país, que en promedio son 59,000 pesos, mientras que la inversión entre la Población Económicamente Activa es de 47,000 pesos.

Lorenzo Córdoba, presidente consejero del INE, ha manifestado en varias ocasiones que, pese a las protestas, las elecciones intermedias deben celebrarse de manera imperativa, pues desde 1917 no se cancela un proceso electoral.

“Tenemos una obligación colectiva como sociedad. Tenemos que construir los escenarios para que las elecciones puedan llevarse a cabo, porque si no se llevan a cabo, sí vamos a estar en graves problemas, como si los que hoy tenemos no fueran suficientemente graves”, señaló en conferencia de prensa en diciembre.

Las elecciones intermedias definitivamente tendrán una carga importante para los comicios de 2018. Así lo visualiza López Montiel: “En las élites que se consolidan, dentro de los partidos, dentro de los espacios legislativos, los legisladores que ganen van a poder tener reelección dentro de tres años. Marcará una condición distinta del tipo de legisladores que vamos a tener.”

Una prueba de eso podría verse en el Distrito Federal, otra de las entidades que representa un bastión político y económico importante para los candidatos que resulten ganadores. Con una población de 8.9 millones de habitantes, un PIB de 2.2 billones de pesos y una deuda de 61,400 mdp, es una de las demarcaciones más representativas.

El PRD y el PRI presentan condiciones adversas que podrían afectar sus números de preferencias en las elecciones para diputados y jefes delegacionales: el PRI estuvo relacionado en un problema con una red de prostitución y el PRD con el narco, en el caso de Iguala, Guerrero.

Vienen momentos de incertidumbre política, económica y social. Las elecciones de este año serán el parámetro para saber qué podrían esperar los ciudadanos en lo que falta en la actual administración, y también para el futuro, en 2018.

foto_INE_elecciones1

 

Siguientes artículos

Rusia-Vladirmir Putin
Contraataque ruso dispararía precio de petróleo y oro
Por

El gobierno ruso vería como una abierta declaración de guerra el que Washington decidiera armar al ejército ucraniano....