Por Chuck Jones

Este sábado se cumple el primer aniversario de la llega de Donald Trump a la Casa Blanca. Durante el año, el mercado bursátil se ha disparado, el crecimiento del PIB ha mejorado y el desempleo se encuentra en un mínimo de casi 17 años. Sin embargo, las ganancias en el empleo fueron menores que en cualquiera de los últimos seis años y el crecimiento salarial fue menor que el del año pasado.

Trump heredó una economía saludable con un sólido crecimiento del empleo y un bajo desempleo. La marca de Trump en la economía se basará en el impacto a largo plazo de sus nuevas leyes impositivas.

Las preguntas económicas más importantes en el futuro son cuánto crecimiento generará la reforma fiscal y qué hará Trump con varios acuerdos comerciales como el TLCAN. Esto podría determinar qué sucederá con la economía de Estados Unidos y los mercados bursátiles en los años por venir.

PUBLICIDAD

Hemos desarrollado un documento de Google disponible para el público, que sigue más de 100 indicadores para ayudar a comprender el progreso y el potencial de “Hacer que Estados Unidos sea grande otra vez”.

A continuación, algunos de esos indicadores que creo que vale la pena destacar:

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

El rally de la bolsa sigue siendo sólido

Los promedios bursátiles alcanzaron docenas de nuevos máximos en 2017, y continuaron haciéndolo este año. Además de la aprobación de la reforma fiscal, el crecimiento económico mundial y las mayores ganancias de las compañías están impulsando los mercados. Dos de los mayores riesgos para el crecimiento de los mercados son el plan comercial de Trump y las decisiones de los bancos centrales sobre tasas de interés y balances.

Para poner estos rendimientos del mercado en perspectiva, los retornos del mercado de valores del primer año de Obama también fueron fuertes. El aumento del 25% de Trump en el Dow 30 superó al 18.8% de Obama, pero cuando vemos al S&P 500 más amplio, el 23.5% de Obama superó al 19.4% de Trump.

Por supuesto, vincular el éxito de un presidente al rendimiento del mercado bursátil es una medida arriesgada para cualquier Casa Blanca.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

El crecimiento del PIB recibió un impulso

El crecimiento del PIB fue de 3.0% y 3.1% anual en los trimestres de junio y septiembre, respectivamente, pero un aumento en los inventarios y un mejor comercio ayudaron. Cuando se observa año tras año durante los últimos cuatro trimestres, el crecimiento fue de 2.3%.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

La tasa de desempleo continuó a la baja

La tasa de desempleo alcanzó un máximo de 10.0% en octubre de 2009 y ha estado en una trayectoria descendente desde entonces. 2017 fue el octavo año consecutivo de declive.

Hubo 2.06 millones de empleos creados el año pasado, que fue menor que cualquiera de los últimos seis años de Obama. Antes de eso, la economía estaba en las etapas iniciales de la recuperación de la Gran Recesión.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

Te puede interesar: Las promesas de campaña que Trump sí ha podido cumplir

Salarios por hora

El crecimiento de 2.5% en la tasa salarial por hora fue un poco menor que el 2.9% de 2016 y reflejó el de 2015. Mientras que un buen número de compañías repartieron bonos debido a la aprobación de la ley de reforma fiscal (o tal vez tuvieron que hacerlo para evitar que sus empleados se fueran), la prueba clave para el paquete es el crecimiento salarial es el largo plazo.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

Empleos manufactureros

El crecimiento del empleo manufacturero se recuperó a los niveles observados en 2011 y 2014. Sin embargo, si los salarios aumentan demasiado, las empresas podrían invertir en la automatización, lo que mantendría los grandes aumentos bajo control.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

Empleos carboneros

Se crearon 800 empleos carboneros durante 2017. Si los precios del gas natural siguen siendo bajos y la industria de energía alternativa continúa creciendo (y emplea a más personas que la industria del carbón), un importante repunte en los trabajos de carbón es improbable. Ésta sigue siendo una industria muy pequeña si tenemos en cuenta que solo hay 50,500 mineros del carbón.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

Lee también: Wall Street, el gran ganador durante el primer año de Donald Trump

Déficit federal

Similar a la tasa de desempleo, el déficit federal alcanzó un pico en 2009 y comenzó a tendencia a la baja hasta 2015. Sin embargo, aumentó en 2016 y se espera que continúe creciendo debido a la aprobación de la reforma fiscal.

Diseño: Nick DeSantis/Forbes.

Déficit comercial

El déficit comercial se elevó a un nivel no visto desde 2008. Una explicación probable es el crecimiento económico continuo de Estados Unidos, que permite a los consumidores comprar más productos en el extranjero. Esto podría presionar más a Trump para que cumpla al menos algunas de sus promesas comerciales más duras.

Te recomendamos:

Infografía | El controvertido primer año de Donald Trump

 

Siguientes artículos

Japón mejora panorama económico por primera vez en siete meses
Por

El Gobierno también elevó su evaluación del gasto del consumidor por primera vez desde junio.