Por Alma Solis/Corresponsal

Siendo las 7:36 am, el buque neopanamax Cosco Shipping Panamá llegó a las esclusas de aguas claras en la entrada atlántico del Canal de Panamá, para convertirse en la primera embarcación en cruzar la vía acuática ampliada.

El capitán del barco, Jude Rodrigues, de India, recibió una placa de manos del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, como parte de la conmemoración con la que da inicio la operación del canal ampliado a partir de este domingo.

El barco fue escogido por medio de un sorteo entre los principales clientes de la vía en abril de este año. En ese momento llevaba por nombre Andronikos, pero fue cambiado en honor a la fecha.

PUBLICIDAD

La construcción de la vía tomo cerca de 10 años, iniciando cuando los panameños decidieron por medio de un referéndum construir un tercer juego de esclusas en 2006, a solo seis años de haber recibido la administración de la vía que se encontraba en manos de Estados Unidos, desde su construcción en 1914.

Te recomendamos leer: Panamá, mucho más que documentos filtrados

Panamá estaba perdiendo competitividad frente a otras rutas ya que solo pasaban embarcaciones de 5 mil teus y por economías de escalas se estaban construyendo hasta de 20 mil teus, lo que originaba que las navieras comenzaran a inclinarse por el Canal de Suez.

El proyecto inició en septiembre de 2007 a un costo de 5,250 millones de dólares (mdd). Para realizar la obra se recibió un financiamiento de 2,300 mdd por parte de cinco agencias multilaterales, mientras que 3,150 mdd restantes serán pagadas con los flujos de caja de la Autoridad del Canal de Panamá.

Las cinco multinacionales que realizaron estos aporte fueron el Banco Japonés de Cooperación Internacional con 800 mdd; el Banco Europeo de Inversiones con 500 mdd; el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con 400 mdd; la Corporación Financiera Internacional, que aportó 300 mdd, y el Banco de Desarrollo de América Latina, que destinó 300 mdd más. Todos los desembolsos fueron realizados con forme iba avanzando la obra hasta alcanzar el 100%.

Lee también: ¿Qué necesita el Caribe para ser una potencia exportadora?

Se anticipa que los aportes del Canal de Panamá al Tesoro Nacional crecerán de tal forma, que para 2021 excederán los 2,000 mdd anuales, así lo calcula la administración de la vía interoceánica. “Pronósticos de mediano plazo más precisos se tendrán en un trimestre, una vez se normalicen las rutas y servicios de buques neopanamax por el canal”,  dijo el jefe de finanzas del entidad Francisco Miguez.

Pero no sólo será impactado Panamá, la ampliación del Canal ha generado toda una serie de inversiones en los puertos de América (los tres más grandes son Santos, en Brasil, y Colón y Balboa en Panamá), que se preparan para recibir a los buques de mayor tamaño y competir por atraer más carga y convertirse en un hub de la región.

La obra tuvo cientos de contratistas durante el tiempo que duró la ampliación, pero el principal fue Grupo Unido por el Canal, conformado por las empresas Sacyr de España, Salini de Italia, Jan De Un de Belgica y Cusa de Panamá.

Este consorcio tuvo a su cargo el diseño y la construcción de las esclusas tanto del Atlántico, que llevan el nombre de Aguas Claras, como las del Pacifico, que se les conoce como Cococli.

La Autoridad del Canal de Panamá tomó el control de la obra el pasado viernes 24 de junio, pero a pesar de la entrega del certificado de recibido a GUPC, quedaron una lista de pendientes que, de acuerdo con las autoridades, tomaran cerca de tres o cuatro meses resolverse.

Pero hay más: el grupo ha puesto reclamos por sobrecostos del orden de 3,500 mdd, que ahora deberán ser resueltos por tribunales de arbitraje.

Te puede interesar leer: Los nuevos retos de la economía en el Caribe

 

Siguientes artículos

Bancos centrales apoyarán a mercados financieros para frenar impactos del Brexit
Por

“Los bancos centrales evaluarán cuidadosamente el funcionamiento del mercado y la estabilidad, así como cooperarán estre...