María Asunción Aramburuzabala dejó al Consejo de Administración de Fresnillo, perteneciente a Peñoles, debido a sus compromisos de tiempo y a sus responsabilidades empresariales.

“Lamento sinceramente la renuncia de María Asunción, y me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecerle por su contribución significativa a la Junta y al Comité sobre los que se ha desempeñado en los últimos años con su enfoque de negocios y a los asuntos de la Junta que siempre han sido muy importantes”, dijo Alberto Baillères, mediante el comunicado emitido en su página web.

Te puede interesar: Aramburuzabala recibe Premio Forbes a la Excelencia Empresarial 2016

La empresaria encabezó las negociaciones para vender a Grupo Modelo en 2013 a la gigante Anheuser-Busch InBev por 20,100 mdd en efectivo, lo que significó para la familia Aramburuzabala monetizar una parte de su fortuna.

En 2016, se colocó en el quinto puesto en el ranking de millonarios de Forbes México.

Con la empresa Sixsigma Networks apuesta por liderar en los próximos años el mercado de servicios tecnológicos, que para 2017 crecerá 70% a nivel mundial, de acuerdo con estimaciones de la consultora IDC.

Puedes leer: El secreto de María Asunción Aramburuzabala en los negocios

En los últimos 20 años, Aramburuza­bala acumuló un vasto portafolio de propiedades en varios puntos del país y ahora suma un grupo de nuevos desarrollos de diverso tipo, sobre todo en la Ciudad de México.

Su sello en este terreno es Abilia, que opera a través de Tresalia Ca­pital, una firma de capital privado y de riesgo fundada hace 15 años y con incursiones en negocios de alto potencial del campo de la tecnología, las telecomunicaciones, los medios de comunicación y la salud. Aunque casi siempre incorpora socios en sus proyectos inmobiliarios, Tresalia prefiere quedarse con una parti­cipación mayoritaria en todos los casos; incluso, en aquellos en los que los propietarios de los terrenos se suman a la alianza.

 

Siguientes artículos

El ‘dedo en el gatillo’ para la compra de dólares
Por

Es una pena, pero las malas decisiones de gobierno y el contexto internacional, no nos dejan otra alternativa que la aut...