La familia Martín Bringas, dueña de Soriana,  cuenta con una fortuna conjunta calculada en 3,200 mdd, de acuerdo con la lista de los mexicanos más acaudalados de Forbes México.

 

La separación de dos hermanos por una pelea amenazó la historia de una familia y una empresa. Francisco y Armando Martín Borque decidieron alejar sus pasos en 1986. Sin embargo, la llegada de Walmart a México los animó a reencontrarse para dar la batalla en el mercado del retail, y así dar paso a la consolidación de Soriana. Ayer, un nuevo capítulo de la historia familiar se escribió.

Ricardo Martín Bringas, heredero de la primera generación fundadora de Soriana, anunció la compra de 160 unidades de autoservicio pertenecientes a Controladora Comercial Mexicana (CCM), las cuales comprenden los formatos de Comercial Mexicana, Mega, Bodega Comercial Mexicana y Alprecio por un monto de 39,193 millones de pesos (mdp).

PUBLICIDAD

Esta adquisición permite que la compañía alcance 22% del mercado de las tiendas de autoservicio, por detrás de su acérrimo rival Walmart de México, cadena que cuenta con una participación de más de 60%.

En diciembre de 2007, Soriana también realizó la adquisición de 206 tiendas que poseía Grupo Gigante en Estados Unidos y, principalmente, en México. La visión empresarial de la familia ha permitido que la cadena de autoservicios prospere y tenga aspiraciones de alcanzar a su competidor más cercano.

Soriana ocupa el puesto 127 en la lista Top 250 Retailers 2013 de Deloitte con ingresos de 8,240 millones de dólares (mdd) y ganancias de 245 mdd. Es la empresa mexicana mejor ubicada en la lista, después de FEMSA, Coppel, Chedraui y Liverpool.

Conoce la historia de la familia mexicana que quiere hacer de La Cómer su nuevo caballo de batalla en la lucha por el mercado del retail.

 

El origen

Originarios de Cantabria, España, los hermanos Francisco y Armando Martín Borque llegaron a la Comarca Lagunera en la década de 1920 para trabajar en la tienda de abarrotes de un familiar. El negocio se llamaba La Soriana.

Los hermanos se hicieron después con el comercio y abrieron más tiendas en el norte del país. Pero dieron el salto hasta 2007 cuando compraron las 199 unidades de Gigante por 1,350 millones de dólares (mdd), lo que les permitió llegar al Distrito Federal y competir cuerpo a cuerpo con las cadenas más grandes.

La Comarca Lagunera también  fue el territorio que vio nacer otro imperio de familiar. Eduardo Tricio, primo de los hermanos Martín Borque, fundó el grupo lechero Lala.

Pero la historia de Soriana no se ha encontrada alejada de la controversia. La compañía enfrentó un escándalo en el que se le vinculó a un presunto fraude en la elección presidencial de 2012, en la que resultó electo Enrique Peña Nieto.

Actualmente la familia Martín Bringas es la dueña de Soriana,  con una fortuna conjunta calculada en 3,200 millones de dólares, de acuerdo con la lista de los mexicanos más acaudalados de Forbes México en 2014.

11 miembros del Consejo de Administración de Soriana, son hermanos y primos. Ricardo Martín Bringas, de 54 años, es vicepresidente del Consejo y director general de la compañía, que tiene sus oficinas corporativas en Monterrey, Nuevo León. Además, es accionista de Aeroméxico.

En la lista Forbes México de 2013, Ricardo tenía una fortuna calculada de 588 mdd. Sus hermanos, Ana María, Carlos Eduardo, Francisco Javier, Juan José, María Teresa y Pedro Luis, contaban con una fortuna de 560 mdd cada uno en la misma lista.

La familia Martín Soberón también cuenta con una participación importante en la compañía, y cuentan con una fortuna calculada en 1,500 mdd, de acuerdo con la lista 2014 de Forbes México.

La adquisición de los bienes inmuebles y comerciales de Comercial Mexicana puede hacer que la fortuna familiar se incremente, aunque el panorama del consumo en el país no fue nada halagador durante 2014.

La entrada en vigor de disposiciones fiscales, como el cobro de 8% por concepto del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a productos de alto contenido calórico y el gravamen de un peso a refrescos, así como el lento desempeño de la economía se convirtieron en los topes que frenaron el consumo.

Hace casi tres décadas, los fundadores de Soriana se separaron y encontraron en la adversidad el motivo para reencontrarse; el competidor que los unió se mantiene hasta hoy, pero la adquisición de Comercial Mexicana los acerca en la competencia. Esta vez el reto a vencer es el consumo deprimido en México.

 

Siguientes artículos

¿Puede costar 10 mdd un comercial del Super Bowl?
Por

Una marca tiene que pagar 4.5 millones de dólares por 30 segundos al aire durante el Super Bowl; lo que sorprende es que...