En un llamativo episodio de defensa de la propiedad intelectual, una editora de cómics de Montreal, enfrenta un proceso de demanda contra Disney y Marvel Entertainment por supuestas y repetidas ‘apropiaciones’ de sus diseños de vestuario en filmes de Iron Man, Avengers y Ant-man.

La editora Horizon Comics y sus fundadores, Ben y Raymond Lai, se encuentran en acciones legales desde el 22 de abril en la justicia de Quebec, por daños y perjuicios a raíz de este suceso, y en pos que Marvel cese la ‘deliberada y persistente’ apropiación.

Los hermanos Lai, fundadores de Horizon Comics Productions, afirman que el traje que lleva Iron Man en la película es demasiado similar al atuendo de Maxwell, un personaje que desarrollaron para su serie de cómics Radix a principios de la década de 2000.

“Después de años de disputas legales y sumas sustanciales de dinero, continúan copiando nuestros personajes”, dijo Raymond Lai en un comunicado.

En 2013, los hermanos accionaron nuevamente a Marvel Entertainment y Disney, sin suerte, afirmando que el atuendo usado por Iron Man en un póster de Marvel’s Iron Man 3 se parecía demasiado al traje de otro personaje de Radix, Caliban.

Marvel sufre demanda por trajes similares

Caliban a la izquierda y Iron Man a la derecha. Foto Fasken Martineau DuMoulin LLP.

Te puede interesar Te guste o no, la realidad aumentada y virtual será la tecnología dominante de los próximos 50 años

En la fallida demanda, el juez Paul Oetken del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York concluyó que no hubo infracción debido a las “características distintivas entre los personajes”.

Pero ahora el fuego legal se ha renovado ya que Ben y Raymond Lai dicen que Marvel ha vuelto a copiar sus diseños, que involucran nuevos trajes en diferentes películas de la casa productora, propiedad de Disney.

Recordamos que los hermanos crearon su compañía de cómics en 1995 y en 2001 y 2002, publicaron una serie de cómics en tres volúmenes llamada Radix.

“Fue con Radix que nos dimos a conocer y que nuestro trabajo fue reconocido en la industria del cómic estadounidense y ahí hicimos nuestro nombre”, sostuvo Raymond Lai en un comunicado.

Cuando los fundadores de la compañía de cómics canadiense vieron la película de Marvel Avengers: Infinity War de 2018, dijeron que determinaron que tenían que demandar a Marvel Entertainment, nuevamente.

Vale mencionar que en 2002, la compañía de los hermanos ganó notoriedad luego de una controversia con el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

En ese momento, la institución educativa copió una de sus ilustraciones de trajes para la creación del Institute for Soldier Technology (Instituto de Tecnología para Soldados) que terminó en disculpa pública por parte del MIT, que fue aceptada por los hermanos.

Luego de ese episodio, en setiembre de ese año, aceptaron ser parte de un nuevo equipo creativo y así trabajaron para los cómics de Thor y X-Men de Marvel, según la demanda.

Pero según la nueva demanda, “existen varias similitudes sorprendentes entre el nuevo traje de Iron Man representado en Infinity War y el traje usado por el personaje de Radix, Maxwell”.

Los hermanos dicen que Marvel y Disney están “deliberadamente” creando disfraces que se parecen a su personaje original de Radix “sabiendo que los medios económicos de Horizon para defender sus derechos de autor son escasos”.

La acción legal indica que “este comportamiento es opresivo, malicioso y muy reprobable, y ofende el sentido de decencia del público”.

Nuevas similaridades de diseño motivan demanda

Los abogados demandantes añaden que los personajes Ant-man y Wasp de Marvel también son muy similares a los personajes militares de la saga Radix 2 de Horizon Comics.

Las similitudes de los trajes de Ant-man. Foto Fasken Martineau DuMoulin LLP.

El punto es que se trata de un caso de propiedad intelectual muy complejo que pone a prueba la eficacia de las leyes de la propiedad intelectual en la justicia donde radica el proceso, precisamente la de Quebec.

La situación responde, trasladándolo al argot popular en el cuento de si fue “primero el huevo o la gallina”, ya que los hermanos crearon el cómic y las ideas de trajes que los hicieron conocidos y luego acabaron trabajando temporalmente para Marvel.

Por lo tanto, ¿Marvel podría acreditarse la propiedad de los diseños debido a que fueron sus ’empleados’?

En este sentido, la disputa presume además suspicacias desde lo contractual de cuando los hermanos trabajaron para Marvel y respecto de los derechos de propiedad originales del registro de los mismos, al momento de su concepción.

Por eso es que la batalla legal por la propiedad intelectual de la creación de los uniformes de los personajes promete continuar en la justicia de los Estados Unidos.

Con información de CTV News.

Lee más Desarrollan la pintura más blanca y reflejante que promete ahorrar energía