Spider-Man ha sido durante varias décadas uno de los personajes más populares de la cultura pop a nivel mundial, al punto en que es casi imposible contar el número de apariciones en cine, televisión, cómics, y videojuegos con las que cuenta. Este año en particular, el punto de atracción más importante para el personaje cocreado por Stan Lee, que desafortunadamente falleció esta semana, fue el lanzamiento en septiembre pasado del videojuego Marvel’s Spider-Man, que a la fecha ha vendido más de 3 millones de copias, y está a punto de recibir nuevo contenido descargable.

Desarrollada por el veterano estudio Insomniac Games, famoso por franquicias como Ratchet & Clank, Resistance, y Sunset Overdrive, esta adaptación del personaje de cómics es publicada por Sony Interactive Entertainment, por lo que se trata de una exclusiva para el PlayStation 4, con todos los grandes beneficios que eso implica.

Marvel’s Spider-Man es una adaptación completamente nueva de la conocida historia de Peter Parker, que funciona independiente de cualquier cómic o película. Se encuentra situado en la ciudad de Nueva York moderna, en un mundo donde ya existen los smartphones y los selfies son un elemento de la vida diaria. Éste es un juego de acción y aventuras que encuentra un balance bastante efectivo entre su fuerte carga narrativa y la libertad de su denso mundo abierto.

La premisa de esta adaptación es extraordinariamente simple y genial: brindar al jugador la experiencia de cómo se sentiría ser Spider-Man, columpiándose entre los rascacielos de Manhattan, y combatiendo el crimen. A diferencia de tantas otras adaptaciones de cómics o historias famosas a los videojuegos, ésta cuenta con un fundamento en mecánicas de juego; antes de preocuparse por la recreación de la narrativa de Peter Parker y su lucha por mantener una vida normal y ser un súper héroe al mismo tiempo, el equipo de Insomniac Games creó una fascinante mecánica de lanzar telarañas para columpiarse que es divertida por sí misma, asegurando con esto que el resultado sea in videojuego excelente.

En primer lugar, esto evita que el título se convierta en una adaptación genérica, y le da una personalidad auténtica. Marvel’s Spider-Man para nada es el primer intento de llevar esta franquicia a los videojuegos, pero es por mucho la mejor de todas. Incluso, si quitáramos todos los elementos de la historia y los personajes, y dejáramos las mecánicas del juego intactas, seguiría siendo igual de efectivo.

Al ser un título de mundo abierto, lo primero que el usuario notará es la libertad para recorrer la ciudad, y la flexibilidad que la narrativa nos brinda. Cuando estamos en el rol de Spider-Man, podemos recorrer la ciudad a placer; el sistema de movimiento es bastante complejo, pero lo suficientemente intuitivo para entender sus rudimentos básicos en unos cuantos segundos. Con un botón lanzamos una telaraña, de la cual nos podemos columpiar hasta que nos soltamos y necesitamos lanzar otra de nuevo; es posible impulsarse para ganar más velocidad, rebotar, pegarse en edificios, correr por las paredes y una gran gama de movimientos que por primera vez realizan la fantasía de ser Spider-Man. La sensación de velocidad es increíble y poderosa, permitiendo al usuario sentir el ritmo para moverse a placer y llegar a los lugares que tenga en mente con gracia y estilo.

El tan bien balanceado sistema de movimientos de Spider-Man se extiende a la segunda parte más importante de las mecánicas del juego: el combate. Insomniac Games estudió con mucho detalle el estilo de combate y movimientos corporales de las anteriores apariciones de Spider-Man en otros videojuegos, en oposición a las películas. Esto resulta en una combinación de acrobacias, disparos a distancia y combate a mano de estilo fluido, casi caricaturesco.

Al ser un personaje tan rápido y hábil, Spider-Man puede enfrentarse a un gran número de enemigos simultáneamente mediante rápidas cadenas de combos, que permiten ganar focus, lo cual sirve para realizar movimientos especiales o recuperar energía. Cuando nos enfrentamos a nuestros enemigos, contamos con el famoso sentido arácnido, que permite anticipar golpeas y proyectiles, para esquivarlos elegantemente o incluso hacer un contraataque.

Conforme progresamos, iremos subiendo de nivel, y ganando puntos de experiencia que nos permitirán desbloquear el árbol de habilidades de Spider-Man, aumentando significativamente el catálogo de movimientos que podemos ejecutar en determinadas situaciones. Esto da un realismo increíble, y una flexibilidad que se traslada de forma divertida al estilo de juego de cada usuario. También esto es un impulso que usan los creadores para obligar a que los usuarios no se queden en la comodidad de presionar repetidamente el mismo botón, y que aprendan a usar estrategias creativas.

En cuanto a su formato, el juego mezcla secuencias de animación similares a las de una película de acción, donde hay diálogos, movimientos de cámara y música incidental, intercalando de forma imperceptible las secuencias de juego, que en algunos casos contienen Quick Time Events, en el estilo de la serie Uncharted.

Definitivamente, el apartado más impresionante de Marvel’s Spider-Man es el visual. Aquí es donde viene la gran importancia de que éste sea un juego exclusivo del PlayStation 4, y de haber sido producido de la mano de PlayStation: el equipo de Insomniac Games ha sacado el máximo provecho del hardware para optimizarlo hasta en el mínimo detalle, resultando en una experiencia increíblemente fluida, como pocos juegos de esta ambición y calidad. La clave que permite una experiencia tan frenética y al mismo tiempo suave es que, mientras Spider-Man se mueve rápidamente a través de la ciudad, hay una extremadamente grande cantidad de información que está siendo cargada antes de que el jugador llegue a esta área, con edificios, automóviles, árboles, y personas.

No hay otro juego de mundo abierto con esta escala, libertad de movimiento y ritmo acelerado que logre sentirse tan natural. Encima de esto, la optimización también permite que los tiempos de carga cuando morimos sean tan rápidos, que no es suficiente para tomar un respiro. En un PlayStation 4 normal, que es donde lo probé, la experiencia visual es impecable, corriendo a una resolución nativa de alta definición, pero si se juega en un PlayStation 4 Pro, se puede jugar en ultra alta resolución.

No hay duda de por qué Marvel’s Spider-Man ya se ha colocado como uno de los mejores juegos de 2018. No sólo por su impecable construcción técnica, sino porque está fincado en un divertido sistema de juego con amplias posibilidades y libertad sin precedentes, y encima de todo esto contando la entrañable historia de uno de los personajes más queridos del mundo. Aún es un excelente momento para darle una oportunidad, ya que acaba de recibir contenido descargable y en próximos días recibirá más.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

netflix
Los Cabos: Quiubole con el contenido en tiempos de Netflix
Por

Cuatro creadores de contenido nos compartieron sus experiencias trabajando para el gigante del entretenimiento y su visi...