Omar Mateen, el atacante en la masacre de Orlando que dejó a 49 personas muertas y medio centenar de heridos, actúo por cuenta propia, sin apoyo ni bajo las órdenes de grupos terroristas islámicos, o que formará parte de un ataque a mayor escala, dieron a conocer las autoridades estadounidenses que investigan el peor tiroteo en la historia moderna de este país.

Funcionarios federales señalaron que el atacante de 29 años, quien trabajaba como guardia de seguridad privada, realizó el atentado sin directivas de los variados grupos militantes islámicos a los que profesa simpatía, tras estar expuesto a la ideología radical en internet.

Antes de darse a conocer estos avances en la investigación, en las que aún no se tienen pruebas claras que indiquen la participación de grupos extremistas, el Estado Islámico (ISIS) se había adjudicado la masacre de la discoteca Pulse en Orlando, Florida; y calificó a Omar Mateen como “uno de los soldados del califato en Estados Unidos”.

De igual manera, sin referirse a Mateen como “terrorista”, el presidente estadounidense Barack Obama lo calificó como un aparente ejemplo de “extremismo local”, quien se radicalizó a través de internet, aseguró el mandatario tras reunirse con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca para conocer los últimos avances de la masacre.

PUBLICIDAD

“El tirador estaba inspirado por información muy extremista a través de Internet”.

Los investigadores federales precisaron que aún no se han determinado cuáles fueron las motivaciones del presunto autor de la matanza, el cual murió abatido por la policía; pero reiteraron que es demasiado temprano para ser concluyentes.

Personas que conocieron a Mateen y registros públicos lo retrataban como un solitario atormentado que tenía un carácter difícil y rasgos violentos, incluso su exmujer señaló que tenía tendencias homosexuales y un trastorno bipolar, ya que era “violento y mentalmente inestable” durante la relación que tuvo con ella –contrajeron matrimonio en 2009–, pero aseguró que nunca expresó tendencias militantes islámicas.

Obama comparó la situación con lo ocurrido en San Bernardino (California) a finales del pasado año, cuando una pareja también influenciada por esta ideología acabó con la vida de 14 personas e hirió a otras 22, por lo que dijo que uno de los mayores retos para el país, más allá de luchar contra el Estado Islámico y otras organizaciones extremistas y se detengan complots terroristas, es frenar “la propaganda que le llega a individuos que terminan motivados para entrar en acción”.

También se dio a conocer que se sigue otra línea de investigación, la de una supuesta homosexualidad no declarada, así como revelaciones de su esposa Noor Salman, quien señaló que acompañó a Muteen a comprar las municiones e intentó disuadirlo de que no llevara a cabo el ataque al bar nocturno Pulse.

La versión de su posible homosexualidad se debe a versiones de medios de comunicación, que señalan que Mateen era un cliente habitual de la discoteca gay. Asiduos visitantes del lugar señalaron al diario Orlando Sentinel y al Los Angeles Times que habían observado al hombre de 29 años dentro de Pulse en varias ocasiones.

Otros asiduos del local también dijeron a medios locales y a la cadena MSNBC que Mateen había estado utilizando múltiples aplicaciones para homosexuales con conocidos mutuos para “ligar”.

Mientras tanto, las calles que llevan al club nocturno Pulse siguen acordonadas por considerarlas escena del crimen. El bloqueo de las calles comenzaba afuera de un hospital cercano, Orlando Health, donde los cirujanos tenían previsto informar a los periodistas sobre el estado de salud de los heridos en el tiroteo del domingo.

 

Siguientes artículos

Avanzan leyes anticorrupción en el Senado
Por

La madrugada de este martes fueron aprobadas en comisiones dos de las cinco leyes que forman parte de la legislación sec...