En México,  571,000 trabajadores ganan sólo un salario mínimo diario. Esta población se beneficiaría con un alza en la unidad de medida de ingreso; sin embargo, para quienes han pactado un sueldo superior al mínimo no habría ningún aumento. Te explicamos porqué.

 

 

Es común que algunas personas piensen que un alza en el salario mínimo se traducirá en un aumento generalizado en los salarios; sin embargo, para quienes han pactado con sus patrones un sueldo mensual superior al mínimo (entre 63.77 y 67.29 pesos al día) no habrá un aumento derivado de un alza en el indicador de salario mínimo.

PUBLICIDAD

“El impacto de un alza al salario mínimo no se vería reflejado en los sueldos que ya se pactaron en montos superiores a un salario mínimo diario; generalmente los patrones pactan una cantidad mensual que se expresa en salario base diario, no en salarios mínimos”, explica Carlos Gallegos, director Jurídico Laboral de Adecco.

El especialista añade que las empresas que tienen una alta proporción de trabajadores ganando sólo un salario mínimo se verán impactadas si se aprueba la propuesta de un incremento.

A principios de agosto, el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, propuso un alza de 15% al salario mínimo, que se incrementaría a 80 pesos al día.

De acuerdo con cifras de BBVA Bancomer, 67% de los empleos nuevos que se registran en el IMSS corresponden a trabajadores que ganan entre uno y tres salarios mínimos, aunque el número de trabajadores que gana solamente un salario mínimo ha disminuido en los últimos años: en 2000 había 2.1 millones y en junio de 2014 eran 571 mil.

Carlos Gallegos indica que del total de empleados administrados en nómina por Adecco, apenas 5% percibe sólo un salario mínimo.

“El promedio de sueldo es de 7,900 pesos. Quienes perciban eso no serán sujetos a un aumento por ley. Los mayores impactos vendrían en las referencias, como el pago de multas, algunos créditos y los montos de los sistemas de pensiones.”

 

Aumentar o no aumentar, esa es la cuestión…

En opinión de Marco Oviedo, analista de Barclays para México, discutir un mejoramiento de la dinámica de salarios no debería incluir sólo el salario, pues este incremento no implica por sí solo una mayor demanda agregada, pues sólo 14% de los trabajadores ganan un salario mínimo.

“La discusión debe ser sobre una regla para incrementar los salarios en general, porque, por ejemplo, la productividad del sector manufacturero creció 9% entre 2007 y 2014, pero las remuneraciones se han mantenido estables; lo que hay que analizar es si ese aumento en productividad se refleja o no en los niveles salariales”,  expone.

Para el analista, incrementar el salario mínimo de un solo golpe requiere un análisis más profundo del impacto en las empresas y el desempleo.

 

¿Qué se vería impactado?

Un análisis económico de BBVA Bancomer explica que si eventualmente se determinara un aumento del salario mínimo en una proporción mayor a la que se ha venido ajustando cada año, es innegable que se tendría un efecto directo en la tasa de inflación.

“Lo deseable sería aumentar el salario en una sola ocasión, de manera que el impacto en inflación se presente solamente de forma temporal, y no se altere la trayectoria de los precios.”

Sin embargo, hay un problema adicional, pues un número importante de precios y tarifas están referenciadas al salario mínimo. Entre estos precios y tarifas resaltan las multas que imponen los distintos niveles de gobierno y los pagos mensuales de gran cantidad de créditos hipotecarios, en particular los del Infonavit.

Elevar “el salario mínimo implicaría un aumento en los pagos de créditos hipotecarios que millones de trabajadores tienen que realizar. Antes de tener cualquier debate acerca de la pertinencia de aumentar el salario mínimo, hay que eliminar la referencia que éste tiene entre los precios y tarifas ya mencionados”, advierte.

Para el banco, no es deseable que precios y tarifas estén referenciados al salario mínimo, ya que éste no constituye una variable que refleje cambios en equilibrios económicos, sino decisiones fundamentalmente de carácter político. Incluso sugiere que las UDI serían un mejor instrumento de referencia, pues reflejan el cambio en inflación.

De acuerdo con el banco, en México el salario mínimo en términos reales ha caído de manera sostenida en las últimas décadas; hoy su valor es 26.2% menor de lo que era hace dos décadas, una vez que se ajusta por inflación.

Con información de Roberto Arteaga

 

Siguientes artículos

9 sitios extraños para hacer una teleconferencia
Por

Con la ubicuidad de los teléfonos inteligentes, las teleconferencias aumentaron 42% entre 2011 y 2013, obligando a sus p...