Arropado por el priismo mexiquense, José Antonio Meade parece sentirse cómodo, consentido y hasta contento. El primer sábado de abril, con el calor de primavera en pleno, el candidato “ciudadano”, como lo presentan los maestros de ceremonias en sus mítines de campaña, da muestras de que ya aprendió a prometer. En sus arengas con público a modo que le acercaron, tanto el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, como el presidente del PRI estatal, Ernesto Nemer, Meade suena seguro al soltar sus frases, como esa de que quiere fortalecer el Seguro Popular “para hacerlo más seguro y popular”.

A Meade, en esta jornada de su campaña, lo reciben unos 3,000 simpatizantes del PRI en Tecámac, Estado de México, un municipio antes rural pero que ahora está plagado de decenas de conjuntos habitacionales, cientos de casas abandonadas, y la promesa rota de ser un lugar modelo bajo el proyecto de Ciudades Bicentenario, que empujó Enrique Peña Nieto, primero como gobernador y luego como presidente.

Ante ellos, Meade desgrana sus propuestas. No deja pasar el hecho de que es el Día Internacional de la Salud y, en plan verbena, con globos y cohetones, ofrece “líneas de atención” para mujeres y niñas, justo en la entidad más golpeada por la violencia de género y los feminicidios. Asimismo promete que en su gobierno habrá médicos a domicilio para atender a pacientes con discapacidad o que no puedan ir a un centro de salud. Y que los enfermos podrán escoger el hospital en el que serán atendidos.

En Ecatepec, ese mismo día, el candidato se refirió al tema de la conectividad urbana, uno de los mayores problemas de la región. Dijo que, de ganar la elección presidencial, trabajará para construir dos trenes suburbanos: de Tecámac a Indios Verdes y de Los Reyes la Paz a Pantitlán.

PUBLICIDAD

Algunos de los que llegaron al centro de Tecámac bailan reguetón y cumbias; reconocen que vinieron al evento del PRI porque les atrajo la música. Otros dicen que vienen de otros municipios, como los Cuatitlanes o Los Reyes. Inclusive, en el caso de Ecatepec, entre los asistentes hay quien asegura que sí es militante del PRI y otros que trabajan en el municipio y les prometieron un bono.

Y… ¿el plan?

Meade tiene muy claro su plan económico en caso de que gane la elección el primero de julio. Lo mismo sus asesores, en especial Luis Madrazo, egresado, como Meade, del ITAM, y ex subsecretario de Hacienda. Y ni qué decir del equipo de más de dos docenas de “itamitas”, quienes se aseguran de que Meade no la “riegue” en ninguno de los datos que ofrece en sus declaraciones públicas.

Forbes México conversó con algunos coordinadores de promoción del voto del PRI en varios distritos del país y la constante fue la misma: ven con envidia el arrastre y movimiento de masas que han detonado las campañas de Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya.

“A nosotros, hasta los del PRI nos dicen que no digamos tan alto que Meade es el candidato de una alianza, y hay que presentarlo como ciudadano”, dice un coordinador seccional de promoción del voto del PRI en Veracruz y quien, como sus colegas, pidió el anonimato.

En Oaxaca, un coordinador reconoce que sí está empapado con lo que tiene que saber para promover el voto a favor de Meade y que, a pesar de contar con la maquinaria de campaña (que incluye recursos para el acarreo de militantes, medios de transporte, pagos a proveedores), tienen el feeling de que “vamos a perder”.

En busca de la continuidad

Meade presentó Siete Compromisos con la Nación, al arrancar su campaña presidencial, con temas como inclusión de las mujeres, educación de excelencia, empleo y emprendedurismo, salud, combate a la inseguridad y, la principal, abatir la pobreza extrema.

Así lo mencionó el candidato otra mañana de abril, cuando, con tres de sus rivales, firmó la carta de Derechos de los Niños, que más de 300 organizaciones de la sociedad civil presentaron en Papalote, Museo del Niño. Ahí, Meade dijo que su prioridad, junto con incorporar a más mujeres a la fuerza laboral, es fortalecer los mecanismos para que, desde la infancia temprana, los niños tengan protección total.

Madrazo, su asesor en temas económicos, dice que Meade apuesta por “mantener la estabilidad”. Y, ante el hecho de que millones de jóvenes votarán por primera vez en 2018, hay que remachar que el modelo del candidato de la coalición Juntos por México recoge lo mejor de las políticas que él mismo contribuyó a diseñar.

“Tenemos que mantener la estabilidad”, enfatiza Madrazo en entrevista con Forbes México. Para el exjefe de la Unidad de Planeación Hacendaria, es injusto no reconocer que, en térmi- nos de políticas públicas, México está mejor ahora.

Madrazo refiere que los índices de salud del país han mejorado y que los problemas que aquejan a los mexicanos “son propios de una sociedad más solvente; no son los problemas de hace 20 o 30 años asociados a la pobreza”.

Entre las “muchas cosas por hacer”, Madrazo habla de la inclusión, que es el “primer compromiso” en la plataforma de Meade. Entre otras propuestas contenidas en este com- promiso, se incluyen medidas como una seguridad total para las mujeres, sin acoso, que puedan obtener crédito y su empoderamiento económico.

“El mejor preparado”

En las calles de Tecámac y Ecatepec, pasando por Arteaga, Coahuila, donde comió gorditas, o en las pasarelas ante inversionistas de la AmCham y dirigentes de fundaciones, en Papalote Museo del Niño, hay un consenso: Meade sabe mucho y se nota.

Según el asesor, a Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente, y a Andrés Manuel López Obrador, de Juntos Haremos Historia, los persiguen sus pasados teñidos de corrupción, pero no a Meade, quien no tiene sino su enorme experiencia en cargos públicos (Hacienda, Sedesol, Relaciones Exteriores), para mostrarse como el mejor candidato.

Desde ahí, a lo largo de tres sexenios, recuerda Madrazo, Meade tomó decisiones que contribuyeron a mantener la economía mexicana a flote, a pesar de fenómenos como la caída de los precios del petróleo, la volatilidad cambiaria y hasta la llegada de Donald Trump a la presidencia de EU. “Lo que distingue a Meade es que quizá sea el mexicano que llega mejor preparado la presidencia en la historia”, dice.

Y, ciertamente, parece ser el candidato mejor preparado y el más apto para ocupar la silla presidencial para los empresarios. Después de todo, le daría continuidad a las reformas del actual gobierno, que son las que venía impulsado la cúpula empresarial del país desde hace muchos años.

Desafortunadamente para él y para esa élite empresarial, no parece contar, según las encuestas, con el carisma de sus contrincantes ni con la estructura del partido que tantos triunfos electorales les dio en el pasado.

 

Siguientes artículos

debate-INE
Así llegan los candidatos al segundo debate presidencial
Por

El domingo 20 de mayo se llevará a cabo el segundo debate presidencial a las 21:30 horas en la ciudad de Tijuana, Baja C...