El desempeño de la economía en términos de PIB y el precio relativo de los alimentos ponen los dos primeros años de Peña Nieto en una delicada situación. La pobreza alimentaria habrá aumentando, al igual que en el sexenio pasado.

 

Por Marcelo Delajara

Muy pronto sabremos con certeza cómo cambió la pobreza alimentaria durante los dos primeros años del sexenio del presidente Peña Nieto. Lamentablemente, la evolución del ingreso por habitante y de los precios de los alimentos desde 2012 no parece augurar un resultado positivo.

PUBLICIDAD

Durante el sexenio del presidente Calderón, la población en situación de pobreza alimentaria se mantuvo elevada e incluso aumentó en términos porcentuales: en 2012 alcanzó el 19.7%. De esta manera, el número de personas en pobreza alimentaria aumentó en casi 4 millones entre 2006 y 2012. La evolución de la pobreza durante la presidencia de Calderón fue decepcionante; se revirtió la tendencia a la baja que se había observado durante los sexenios de Zedillo y Fox. Nótese, sin embargo, que México no tuvo la exclusiva… la misma tendencia se observó en muchos países latinoamericanos. El caso de México, no obstante, es relativamente más dramático porque tiene niveles de pobreza alimentaria más elevados que los de otros países con ingresos similares.

¿Qué tuvo el sexenio de Calderón que no tuvo ni el de Zedillo ni el de Fox? Tal vez lo más importante fue el efecto del enriquecimiento de China y de otros países emergentes sobre la economía mundial. México es una economía abierta y expuesta a las variaciones de los precios internacionales de los alimentos. Desde 2006, los precios de los alimentos aumentaron más que el nivel general de precios. Esto tiene un impacto en las familias con ingresos más bajos, porque destinan casi la mitad de su gasto a los alimentos. Por otra parte y debido a la crisis financiera global de 2008-2009, cayó el PIB y aumentó el desempleo. La consecuencia fue la afectación del ingreso de los trabajadores, tema del que México parcialmente se había recuperado en 2012.

En vista de que los impactos a la economía mexicana en el pasado afectaron los niveles de pobreza registrados y que nos encontramos a unos días de que el Coneval anuncie la cifra de pobreza de 2014, resulta más que pertinente preguntarse si los niveles de pobreza aumentaron entre 2012 y 2014.

Si el análisis se reduce a lo esencial, se puede esperar que a mayor crecimiento económico y menor aumento en el precio relativo de los alimentos, mayor sea la reducción en la pobreza alimentaria. Los datos de la economía mexicana parecen confirmar esta relación para el periodo 1992-2012. En la gráfica que sigue, los puntos azules en el eje horizontal indican la diferencia entre el crecimiento de la economía y el precio relativo de los alimentos, y en el eje vertical, el correspondiente cambio en la pobreza medido en puntos porcentuales. Cada dato corresponde a un bienio, que es el periodo que transcurre entre dos medidas consecutivas de la pobreza alimentaria. Se agrega una línea de regresión para mostrar que ambas variables presentan una relación negativa.

Fuente: Elaboración propia, con datos de INEGI, Coneval, Conapo y Banco Mundial.

Fuente: Elaboración propia, con datos de INEGI, Coneval, Conapo y Banco Mundial.

Como se puede observar en la gráfica, en aquellos periodos en que la tasa de crecimiento del PIB per cápita fue mayor que la tasa de crecimiento del precio relativo de los alimentos, la pobreza tendió a reducirse. En cambio, en los periodos en que el aumento en el precio relativo de los alimentos dominó el incremento del PIB per cápita, la pobreza alimentaria tendió a aumentar.

El desempeño económico de México en los años 2013 y 2014 nos coloca en esta última situación (marcada con un punto rojo en la gráfica). De esta manera, con base en la experiencia previa se puede anticipar que el nivel de pobreza alimentaria aumentó en alrededor de 2 puntos porcentuales respecto a la medición de 2012. Ello situaría al indicador en un nivel cercano a 22%. Si bien el cálculo es aproximado y se basa en un número relativamente pequeño de observaciones, señala la probable dirección del cambio en la pobreza alimentaria.

Este modelo reducido y los datos de la economía mexicana sugieren que la pobreza alimentaria en México aumentó entre 2012 y 2014. Sin embargo, al momento de la publicación de las cifras del Coneval tal vez se reporte que la pobreza multidimensional disminuyó. Ello es posible debido al crecimiento en la cobertura de los programas federales y estatales que atienden aquellas carencias sociales que son parte de la medición multidimensional de la pobreza. Así, el desempeño económico en términos de PIB y precio relativo de los alimentos pone a estos dos primeros años de Enrique Peña Nieto en una delicada situación. La pobreza alimentaria habrá aumentando, al igual que en el sexenio pasado.

 

Marcelo Delajara (@MarceloDelajara) se doctoró en Economía en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, 1999). Fue profesor, investigador y consultor en diversas instituciones (UDLA-P, CIDE, BID, PNUD, Banco Mundial y Banco de México, entre otras). Actualmente es investigador del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY). Las opiniones de Marcelo Delajara son a título personal y no representan necesariamente el criterio o los valores del CEEY.

 

Contacto:

Twitter: @ceeymx

Facebook: ceeymx

Página web: CEEY

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

7 estrategias de comunicación integral para tu empresa
Por

¿Cómo transmitir de manera efectiva la propuesta de valor de tu negocio? Convierte la comunicación en un activo estratég...