El engaño es una de las estrategias más fáciles para mal informar a las masas que carecen de información, siempre será más fácil hacer discursos fáciles e incendiarios para prender a las multitudes.

 

El gobierno actual tiene que enfrentar un gran problema social que, en México, se fue gestando como moneda de cambio durante la alternancia: la mentira, que puede resumirse como aquella declaración o expresión contraria a la verdad que los políticos utilizaron para establecer sus banderas políticas e ir en contra de lo que el gobierno en turno trata de ejecutar como políticas públicas o acciones gubernamentales.

En los últimos días hemos conocido, en el transcurso de las manifestaciones de los maestros en diferentes ciudades, declaraciones de supuestos educadores y hasta de padres de familia en las que manifiestan que su lucha está dirigida a “evitar la privatización de la educación”.

PUBLICIDAD

La pregunta inmediata que salta a la mente es, ¿quién le dijo eso, de dónde sacó o por qué interpretó que las reformas que se están implementando van dirigidas hacia ese objetivo? Habría que pensar que ese efecto de privatización que no se logró en la época del PAN, más proclive a ese concepto, ¿por qué pensar que el PRI lo podría intentar ahora?.

Pero sabemos que ésta es una de las estrategias más fáciles y recurrentes de los  partidos de oposición, mal informar a las masas que carecen de formas de allegarse información y hacer discursos fáciles e incendiarios para prender a las multitudes. Esto, desafortunadamente, es el pan de cada día de los políticos entre las masas; el problema es que hoy, además de las diferentes realidades económicas con las que estos grupos se están enfrentando, estamos viendo que también se enfrentan dos contextos ideológicos diferentes, uno verdad y otro mentira. En los años de alternancia, la oposición, incluido el PRI, jugó a la desinformación para desestabilizar; el problema ahora es que, de manera muy rápida, se están logrando consensos y haciendo reformas que se enfrentan contra esa realidad y, al parecer, se le están acabando los argumentos a la oposición y se están inventando nuevas mentiras.

El problema no es menor porque estas movilizaciones empiezan a escalar y ahora los manifestantes empiezan a bloquear comercios; esto representa un daño, no sólo a la ciudadanía, sino al aparato productivo. En México, las mentiras, en conjunto con la corrupción y la manipulación política, han levantado en armas los movimientos sociales en contra del gobierno en turno.

Un gran reto entonces es cómo los diferentes grupos van  a enfrentar esta batalla; el gobierno, con mecanismos oficiales de información para estimular a la opinión pública y tratar de dar alcance, pero ¿cómo llegarán a estos grupos para que conozcan la realidad?; a su vez, la interrogante de los grupos opositores es cómo seguir inventando mentiras creíbles que puedan funcionar como gasolina ante la desesperación de una situación económica desfavorable, injusticia e inseguridad.

Habría que recordarles, a ambos bandos, lo que Alexander Pope decía sobre la mentira: “el que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera”. En este caso habrá que  analizar quién es más consistente en sus argumentos y conceptos.

Independientemente de esto, habrá que preguntarse también, ¿qué pensamos los ciudadanos, el colectivo de la sociedad, de estas movilizaciones y las mentiras con las que se mueven? ¿Qué deberíamos hacer los ciudadanos? ¿Será momento de salir a manifestarse pacíficamente para decir a los maestros que no quieren aceptar ser evaluados y que no quieren dar clases que ya basta de frenar al país, de dañar a nuestros niños con esos malos ejemplos de agresión?

 

¿Qué opinas? Se aceptan propuestas.

 

Consultor y Analista

Mail:[email protected]

Twitter: www.twitter.com/@Marcovherrera

 

Siguientes artículos

Ve Volkswagen panorama complicado en ventas
Por

La empresa automotriz aseguró que debido a los bajos niveles de las ventas, quizá no podrá mantener su tasa actual de cr...