Por falta de apoyos, el momento en el que más mujeres se retiran de una empresa es cuando se convierten en madres; evitar esto se traduce para las empresas en una inversión y la retención de su talento y sus conocimientos.

Entrevista por Forbes México rumbo al Foro Mujeres Poderosas, Beatriz Gasca, Business Partner de Recursos Humanos de Aeroméxico, advierte que la equidad de género en el ámbito laboral aún está lejos de lograrse tanto en México como en toda América Latina.

En el país, sólo 3.6% de las posiciones en consejos directivos están ocupadas por mujeres, en tanto que en Latinoamérica sólo 5.2% de empresas cuentan con mujeres en sus consejos.

Del total de compañías en la región, 37.3% tiene a una mujer en su consejo y 2.1% tiene 3 mujeres como consejeras. Sólo 2.1% de las empresas en América Latina tienen a una mujer como CEO.

PUBLICIDAD

El piso parejo para las mujeres no existe, advierte Gasca.

Parte de la responsabilidad de lograr que una mujer puede quedarse en su empresa, especialmente cuando comienza a vivir su maternidad, recae en el corporativo. Por ello, Beatriz Gasca sugiere tres medidas:

1. Dar más tiempo de licencia por maternidad. Aunque la ley sólo otorga a las nuevas madres 42 días de licencia, algunas empresas ya dan hasta 9 meses, lo que es un apoyo tangible.

2. Flexibilizar horarios. Dar oportunidades para laborar con horarios que se acoplen a sus necesidades o, incluso, el home office ayudan para que a las mujeres sigan en sus trabajos.

3. Implementación de cuartos de lactancia. Éstos pueden costar 15,000 pesos aproximadamente y les evitaría a las madres en muchos casos tener que ir al baño a extraer la leche materna, lo cual no es recomendable. “Es poca inversión, pero es grandísimo el mensaje que se les manda de apoyo desde los corporativos hacia las mujeres”.

Otra forma de impulsar a las mujeres, no necesariamente en el inicio de la maternidad, es darles visibilidad a quienes ya están en mandos medios o puestos de alta dirección.

“Inspiramos a las que vienen abajo y se empoderan ellas al ver que su trabajo es más valorado y reconocido dentro de la misma compañía”, expresa Gasca.

Además, es necesario hablar del tema y comenzar a sensibilizar a los líderes masculinos, hacer que se sientan cómodos administrando su talento sin importar si son mujeres u hombres, ni si son madres o no.

 

¿Y ellas qué pueden hacer?

Beatriz Gasca plantea tres formas para que las mujeres que lo deseen puedan crecer en sus compañías.

1. Educación. La preparación es vital y aunque pueda ser injusto que a una mujer se le exija más capacitación que a un hombre, es una herramienta válida para crecer.

2. Hablar. Las mujeres no deben creer el dicho de “calladitas se ven más bonitas”; todo lo contrario, deben hablar y dominar el idioma de los negocios.

3. Denunciar el machismo. El mundo ya está listo para combatir esta exclusión y existen organizaciones listas para apoyar a las mujeres, entre ellas Dalia Empower, a la cual pertenece Gasca.

La problemática de la equidad de género es una cuestión cultural, considera la directiva, pero en la medida que todos cambien, se logrará crear una estructura de soporte social y corporativa para las mujeres.

 

Siguientes artículos

Hacienda espera que la economía mexicana crezca más en 2017
Por

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público elevó su meta de crecimiento para la economía de México.