La matriz de Gucci, Kering, que también es propietaria de Yves Saint Laurent y Bottega Veneta, reportó una fuerte caída en las ganancias anuales debido a fuertes costos de reestructuración.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

El crecimiento en las ventas de la marca de lujo italiana Gucci cayó casi por completo en el cuarto trimestre, afectado por una expansión demasiado grande en China, donde la demanda se desaceleró, y un reposicionamiento de mercado.

Su desempeño podría reforzar los temores entre los inversionistas respecto a las perspectivas a largo plazo de grandes marcas como Gucci y Louis Vuitton de LVMH, mientras los consumidores prefieren cada vez más marcas nuevas.

La matriz de Gucci, Kering, que también es propietaria de Yves Saint Laurent y Bottega Veneta, reportó una fuerte caída en las ganancias anuales debido a fuertes costos de reestructuración.

El crecimiento de ventas de Gucci, que representa más de la mitad del valor de mercado de Kering, cayó a un 0.2% por ciento en los tres meses al 31 de diciembre con divisas constantes, desde el 0.6% en el trimestre previo. Analistas esperaban una mejoría.

En la década del 2000, Gucci y Louis Vuitton aprovecharon la demanda de productos de diseñador con precios de cientos de euros e impulsaron el crecimiento abriendo tiendas a gran velocidad en mercados como China, Rusia y Oriente Medio.

En respuesta a las señales de fatiga de los consumidores respecto a los productos con grandes logos, Gucci y Louis Vuitton fortalecieron su oferta con productos de cuero más discretos. No obstante, las marcas dicen que la estrategia repercutió en las ventas.

Las ventas de Gucci en divisas constantes subieron un 2.2% en el 2013, mientras que el año anterior escalaron un 9 por ciento, un 18.7% el 2011 y un 11% el 2010.

Al mismo tiempo, el crecimiento de ventas de Louis Vuitton ha caído a un solo dígito desde más de un 10 por ciento hace tres años.

El presidente ejecutivo de Kering, Francois-Henri Pinault, dijo el viernes que la caída de Gucci era autoinfligida y se debía principalmente a su reposicionamiento y limpieza de la red minorista de la marca.

“Por supuesto, si quiero aumentar las ventas de Gucci en un 10%, puedo simplemente abrir la marca a productos a bajo precio y los estantes se vaciarán”, dijo Pinault. “Pero eso sería muy peligroso para la exclusividad de la marca”, agregó.

 

Siguientes artículos

VW planea adquisición de automotriz sueca por 9,210 mdd
Por

La compañía automotriz alemana ha invertido millones de dólares en la expansión de participaciones en Scania y su  divis...