Analistas prevén que si la actual presidenta, Dilma Rousseff, gana la reelección, el Bovespa terminará el año con un declive de un 4%, en tanto que si pierde la bolsa subirá hasta un 16% desde el cierre del miércoles.

 

Reuters

SAO PAULO/CIUDAD DE MEXICO – El índice Bovespa de acciones de la Bolsa de Sao Paulo en Brasil subirá o bajará hacia fines de año dependiendo del resultado de las elecciones presidenciales de octubre, mostró un sondeo de Reuters, mientras que el mercado bursátil mexicano se mantendrá en línea con un mayor crecimiento económico.

PUBLICIDAD

El Bovespa ha subido un 4% en lo que va de año, liderado por las compras de oportunidad por preocupaciones ante el débil crecimiento económico de Brasil y por el bajo nivel al que llegó el índice a fines de marzo -mínimo de cerca de cinco año- como consecuencia de una menor liquidez global.

La posibilidad de un cambio en la presidencia de Brasil ha sido otro elemento de influencia para el Bovespa. Muchos participantes del mercado han acusado al Gobierno de Dilma Rousseff de adoptar políticas que perjudican al sector privado y a los accionistas minoritarios de las empresas estatales.

Algunas de las mayores alzas intradiarias de los últimos meses se produjeron tras publicaciones de sondeos de intención de voto que mostraron bajas en los índices de aprobación a Rousseff, aunque la mandataria se mantiene como líder. “Una derrota (de Rousseff) agradará a los inversionistas porque eleva las posibilidades de una mano menos dura del Gobierno sobre el mercado”, dijo Luiz Roberto Monteiro, operador de Renascenca en Sao Paulo.

Para calcular el nivel de cierre del Bovespa en 2014, los analistas consultados tomaron en cuenta dos escenarios.

El primero es que Rousseff gane la reelección, en cuyo caso el Bovespa probablemente termine el año en 51,250 puntos, un declive de un 4% desde el cierre del miércoles.

Si Rousseff pierde, la bolsa podría subir a los 62,000 puntos, un alza de un 16% desde el cierre del miércoles. “En principio, esto tendrá un impacto positivo en el mercado”, dijo Ariovaldo Santos, operador de H.Commcor en Sao Paulo, destacando el desempeño de las acciones de empresas estatales como Petrobras, Eletrobras y Banco do Brasil.

Pero Santos advirtió que problemas estructurales de largo plazo, como la inflación y la debilidad de la economía, seguirían afectando al mercado.

Otros riesgos claves que mencionan los analistas incluyen un declive en la liquidez global, a medida que la Reserva Federal estadounidense reduzca su programa de estímulo monetario, y un crecimiento económico más débil en China, el principal socio comercial de Brasil.

En cuanto al mercado mexicano, el índice IPC de la bolsa, que se ha mantenido casi plano, probablemente cierre el año en 45,519 puntos, según la mediana de las previsiones en el sondeo, un 6% más que el cierre del miércoles. “El desempeño que estamos esperando depende de un crecimiento económico más fuerte en Estados Unidos, de modo similar a la desaceleración que vimos recientemente en México”, dijo Arturo Espinosa, analista de acciones de Santander México.

El crecimiento más débil al esperado de la segunda mayor economía de América Latina ha afectado la demanda por acciones mexicanas.

El Gobierno mexicano redujo su previsión de crecimiento de este año a cerca de un 2.7%, lo que hace que los precios de muchas acciones se vean altos dados sus panoramas de ganancias.

 

Siguientes artículos

Fed de San Luis prevé inflación de 2.4% en 2015
Por

James Bullard, presidente del banco en la ciudad aseguró que el organismo no puede fijar metas de inflación para Estados...