La continuación del desplome visto la semana pasada llevaba a los analistas a preguntarse si podría representar el inicio de una liquidación mayor de los activos de riesgo.

 

Reuters

Los mercados financieros latinoamericanos se desplomaban en la mañana del lunes, en línea con las caídas de todos los activos de riesgo, después de que las acciones chinas fueran golpeadas por una ola de ventas de pánico que provocaron las mayores pérdidas desde la crisis global de 2008.

PUBLICIDAD

En México, el índice de bolsa IPC caía 3.0% a 40,901.22 puntos, aunque más temprano llegó a caer hasta 6%; mientras que en Brasil, el Bovespa de la Bolsa de Sao Paulo se hundía 4.99% a 43,437.1 puntos. Las monedas de las dos principales economías latinoamericanas también caían a mínimos.

El índice de acciones IPSA, que reúne los 40 principales títulos de la Bolsa de Santiago, perdía un 3.05% a 3,606 puntos a las 11:05 hora local.

La continuación del desplome visto la semana pasada llevaba a los analistas a preguntarse si podría representar el inicio de una liquidación mayor de los activos de riesgo. Los operadores trataban de anticipar qué dirá el vicepresidente de la Reserva Federal estadounidense, Stanley Fischer, el sábado.

“La acción de los precios (del mercado) (…) tiene las características de una salida del riesgo (…) a medida que la consolidación de posiciones termine su curso, el mercado podría ser vulnerable a renovados indicios de dureza de la Fed”, dijo un reporte de CitiFX el lunes, tras el derrumbe en China.

Fischer se presentará en el encuentro anual de economistas de Jackson Hole, en el estado de Wyoming. Ante el empeoramiento de los temores por la economía china, algunos han especulado con que la Fed podría postergar una subida de tasas de interés que hasta ahora se proyectaba para septiembre.

Pero un informe de los especialistas en monedas BBH expresó dudas de que el banco central de Estados Unidos vaya a cambiar de camino, al decir: “no esperamos que Fischer diga algo nuevo (…) La Fed sigue su propio consejo (…) (Su política monetaria) con seguridad no está fijada en Pekín”.

De todos modos, a pesar del panorama bajista a corto plazo, Capital Economics advirtió sobre los riesgos de exagerar los movimientos financieros. “Muchos comentaristas se pelean para ver cuál es el que tiene la predicción más pesimista sobre los mercados emergentes”, dijo.

“Esto es una exageración”, dijo la consultora en un reporte. “Los principales mercados emergentes entraron en un período de crecimiento permanentemente más bajo. Pero los pronósticos del inminente colapso financiero del mundo emergente están muy lejos de la marca”.

El peso mexicano rompió la barrera psicológica de las 17 unidades por dólar en negociaciones internacionales el domingo y el lunes seguía bajando hasta 17.16. El real brasileño también sufría, cruzando rápido el umbral de 3.50 para negociarse a 3,55.

Aparte de las monedas de México y Brasil, otras unidades de la región también exhibían grandes declives en la apertura del lunes. El peso chileno derrapaba detrás del umbral de 700 por dólar y el peso colombiano colapsaba más de 2%, a un nuevo mínimo.

En los mercados más amplios, los principales índices de bolsa de Estados Unidos y Europa mostraban derrumbes en un rango de 4.5 a 7%. En contraposición a esta fuga del riesgo, el precio del bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años, un tradicional refugio seguro, ganaban 27/32.

 

Siguientes artículos

Hacienda prevé menor crecimiento para 2016
Por

Luis Videgaray, titular de la Secretaria de Hacienda, dijo que a pesar de que la estimación de crecimiento no se ha dete...