El estímulo de Estados Unidos no sólo sostiene el castillo de naipes de la bolsa Americana vía la inundación de dólares a nivel global, también sostiene al sistema global de liquidez.

 

 

 

Es evidente que el retiro de estímulos de la Fed está causando no sólo una caída en el S&P, sino también una fuerte reacción negativa en las bolsas de mercados emergentes.  Tal como he mencionado en anteriores columnas, el estímulo de Estados Unidos no sólo sostiene el castillo de naipes de la bolsa Americana vía la inundación de dólares a nivel global, también sostiene al sistema global de liquidez.

El retiro de liquidez, o más bien la disminución en el ritmo de emisión está causando estragos vía una fuerte apreciación del dólar en las monedas de países que han pasado a depender de la inundación de dólar para abastecer el sistema interconectado de liquidez y vivir del falso aumento sostenido en el precio de las materias primas.

Es por ello que en las recientes semanas hemos observado estragos en Argentina, Turquía y Venezuela por citar algunos ejemplos. Países como Brasil han tratado de salir al rescate vía aumentos en la tasa de interés con el objetivo de intentar atraer o retener capitales que están saliendo en masa. Por supuesto que aquellas medidas y la utilización de reservas en dólares para frenar la depreciación no están surtiendo efecto, y si lo fuere será solo en el corto plazo hasta que la caída de dichas reservas empiece a generar tensiones respecto de la solvencia local.

El que escribe sostiene y ha sostenido por un largo tiempo (años)  que la inundación de dinero tendrá tarde o temprano sus consecuencias: no ha generado una verdadera y sostenible recuperación de la economía, ha generado distorsiones en las valoraciones de los activos, ha incentivado el apalancamiento en todo tipo de activos (desde acciones hasta bienes raíces), ha prolongado la ineficiencia del sector productivo y comercial, ha generado el status quo respecto de generar verdaderas reformas fiscales y por ultimo ha generado la prolongación del descalabro estructural. Si esto fuera poco también he mencionado que ha generado una cada vez mayor brecha de ingresos entre las clases sociales, es preocupante imaginar lo que ahora sucedería si los estados no son capaces de sostener el piso de los menos afortunados.

La reacción que estamos observando con tan solo un pequeño retiro del estímulo es solamente un pequeño anticipo de lo que sucedería si fuese retirado del todo.

De continuar la tendencia se confirmara que la economía de los Estados Unidos (y con ello la global) volverá a entrar en un periodo de crecimiento cero o negativo, con lo cual la reacción normal de la FED será suspender los recortes de liquidez (tapering), e incluso retomar el programa y volver a generar incrementos.

Aquello si bien podría salvar la situación en el corto plazo, logrará solamente exacerbar el problema: imprimir dinero no sirve, aumentar el endeudamiento no sirve. Repito hasta sonar como un disco rayado: Todo se paga y en algún momento del tiempo llegara un sinceramiento de la situación.
*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Saber meterse en los zapatos del huésped
Por

A mediados del mes de noviembre del año pasado conversamos en el hotel Hyatt Regency de Ciudad de México con Álvaro Vale...