Antes de seguir invirtiendo, es un buen momento para hacer una pausa, reflexionar sobre nuestro posicionamiento y realizar algunos ajustes graduales que nos permitan avanzar con confianza.

 

 

 

PUBLICIDAD

El 23 de junio, el estadounidense Nik Wallenda cruzó caminando sobre una cuerda una garganta del Gran Cañón en Estados Unidos. El recorrido, realizado sin arnés de seguridad a una altura de 426 metros sobre el río Colorado, le llevó poco más de 22 minutos. A los trece minutos, soplaron fuertes vientos a su alrededor que mecieron su cuerda varios metros de un lado a otro. Con la confianza que dan 30 años de experiencia, la respuesta de Wallenda fue hacer una pausa, ponerse en cuclillas, recobrar el equilibrio y esperar a que el viento se tranquilizara para continuar. Luego, literalmente trotó los últimos 15 metros y salió con aparente facilidad.

Esta hazaña notable me recuerda dos puntos. En primer lugar, cuando el entorno comienza a ser volátil, a menudo lo mejor es hacer una pausa y cerciorarse de que se comprende la situación. En segundo lugar, cuando se tiene confianza, es posible moverse con decisión en lo que para otros puede parecer un terreno difícil.

En vista de la reciente volatilidad que exhiben los mercados financieros, hay quienes se preguntan si es momento para ponerse en cuclillas y esperar, o bien seguir adelante. Para responder a esta pregunta, es necesario analizar tres aspectos:

1)      La dinámica actual de los mercados financieros

2)      Lo que esto significa para las carteras de inversión

3)      Dónde deben centrar su atención los inversionistas

 

Los mercados financieros experimentaron un nivel de turbulencia este mes que no se veía desde el punto más alto de la crisis de la zona euro. La semana pasada, tanto el S&P 500 en EU como el Stoxx600 en Europa, mostraron las caídas diarias más importantes desde el 2011, y las acciones de mercados emergentes acumulan una pérdida del 14% desde mayo. Un aspecto sorprendente es que casi todos los activos han tenido una rentabilidad inferior al efectivo y la diversificación no ha funcionado: durante el mes pasado cayeron las acciones, los bonos, la renta fija corporativa y las materias primas.

El origen de esta dinámica inusual de los mercados financieros ha sido el fuerte aumento de las tasas de interés reales en EU. La evolución del mercado de bonos estadounidenses, el parámetro de referencia para la valuación de todos los activos en dólares, tiende a ejercer gran influencia, y la declaración de la Reserva Federal de EU la semana pasada, que resaltó las mejores perspectivas de la economía estadounidense y la posible reducción del estímulo monetario este año, sólo contribuyó a agravar esta tendencia.

Dada la importancia crítica que parece tener la trayectoria de los rendimientos de los bonos estadounidenses en los mercados mundiales, podría suponerse que lo único que importa es realizar un estimado acertado de su evolución. Sin embargo, esa tarea se aparta mucho de ser una ciencia exacta. Y si a esto se le suma que la decisión de la Reserva Federal, de comenzar a disminuir paulatinamente el programa de expansión cuantitativa (QE) en septiembre o diciembre, probablemente dependa de las variaciones de los datos económicos los próximos dos meses, ya que la trayectoria que adopten los rendimientos de los bonos a corto plazo no está nada clara.

Lo que está claro es que hemos llegado a un punto de inflexión en el que, al menos en este ciclo económico, la política monetaria estadounidense sólo parece estar encaminada hacia un mayor endurecimiento. Teniendo en cuenta que los regímenes de política monetaria de la Reserva Federal suelen determinar los estilos de inversión mundial más adecuados, este giro es fundamental para los inversionistas. Pero a algunos los ha encontrado desprevenidos, y actualmente están cerca a cerrar posiciones apalancadas. Así pues, debemos prepararnos para una posible continuación de la volatilidad a corto plazo en las carteras equilibradas y actuar con precaución antes de recurrir a un nuevo apalancamiento.

A corto plazo, los mercados emergentes posiblemente sean los más afectados por este proceso de desarticulación de posiciones apalancadas. Sin embargo, creemos que la corriente masiva de ventas está creando una oportunidad para activos estadounidenses en particular; en concreto, las acciones estadounidenses, la deuda de alta rentabilidad estadounidense, y el dólar estadounidense, que ofrecen cierto nivel de protección frente a una política de restricción monetaria.

En síntesis, es un buen momento para hacer una pausa, reflexionar sobre nuestro posicionamiento y realizar algunos ajustes graduales que nos permitan avanzar con confianza.

 

 

Contacto:

[email protected]

 

 

——————————–

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).

 

UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS.

 

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no está regulado ni sujeto a la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.

UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

 

 

Siguientes artículos

Intrapreneur: emprender desde dentro
Por

¿Alguna vez has tenido una idea que podría contribuir al crecimiento de la empresa u organización en donde trabajas? Emp...