Reuters.- La acción más controvertida de Wall Street puede estar a punto de convertirse en un motor importante para la bolsa neoyorquina.

Tesla Inc. está a punto de unirse al S&P 500, un logro importante para su presidente ejecutivo, Elon Musk, que desataría una avalancha de demanda por las acciones del fabricante de automóviles eléctricos, que ya se dispararon 500% el último año.

Te puede interesar: ¿Cuánto más pueden subir las acciones de Tesla?

Las entregas de vehículos en el segundo trimestre anunciadas la semana pasada, que fueron superiores a las esperadas, tienen a los analistas cada vez más seguros de que la compañía reportará ganancias en su informe trimestral el 22 de julio. Eso marcaría la primera utilidad acumulada en cuatro trimestres para Tesla, un barrera clave para llegar al S&P 500.

Con una capitalización de mercado de aproximadamente 250,000 millones de dólares, Tesla estaría entre las compañías más valiosas en sumarse al S&P 500 y tendría un gran impacto en los fondos de inversión que siguen el índice.

Si bien analistas e inversionistas se han mostrado confiados recientemente en la incorporación de Tesla, una portavoz de S&P Dow Jones se negó a comentar sobre cambios específicos en el índice.

Howard Silverblatt, un analista senior en S&P Dow Jones, tuvo que mirar muy atrás, más específicamente a la era de las punto com, para recordar una situación comparable.

Lee también: Tesla supera a Toyota y se convierte en la automotriz con mayor valor en bolsa

En 1999, Yahoo aumentó 64% en cinco días de negociación entre el anuncio de que se agregaría al índice el 30 de noviembre y su inclusión después del cierre del mercado el 7 de diciembre. La capitalización de mercado de Yahoo en ese momento era de aproximadamente 56.000 millones de dólares.

“La lección que dejó Yahoo fue que cuando tienes algo prometedor que posiblemente entre al índice, ya deberías tener algo de ello”, dijo Silverblatt. “Si tuvieras que conseguir esa acción, estarías pagando una prima enorme en comparación con tenerla una semana antes”.

Los fondos que intentan rastrear de manera idéntica al S&P 500 tienen al menos 4.4 billones de activos, de acuerdo con S&P Dow Jones, y esos fondos tendrían que comprar acciones de Tesla rápidamente para evitar errores al seguir el desempeño del índice.

Ivan Cajic, jefe de investigación de índices y analista de ETF (fondos cotizados en bolsa) en Virtu Financial, estima que los gestores necesitarían poseer aproximadamente 25 millones de acciones de Tesla, actualmente con un valor de 34,000 millones de dólares.

“Tú tienes todos los fondos indexados que no hay más remedio que incluirlo”, dijo Tim Ghriskey, estratega jefe de inversiones de Inverness Counsel en Nueva York. “Esa es una de las razones por las que ha sido tan fuerte aquí, anticipando esto”.

Te recomendamos: Tesla fabricará impresoras de moléculas para desarrollar vacuna contra Covid-19

Además, los fondos de inversión administrados activamente que comparan su desempeño con el S&P 500 se verán obligados a decidir si comprar acciones de Tesla. Dichos fondos administran billones de dólares en activos adicionales.

“Incluso si no te gusta Tesla y crees que está sobrevalorada, el hecho de que esté en el índice significaría que billones de dólares tendrían algún tipo de posición”, dijo Jim Bianco, jefe de Bianco Research en Chicago. “Como parte de su referencial, los gerentes de cartera no podrían ignorarla”.

Con un aumento del 43% en las últimas ocho sesiones, Tesla se encuentra entre las acciones más queridas −y odiadas− de Wall Street. Es la apuesta más pura del mercado bursátil estadounidense por el auge de las energías renovables y la disminución de los combustibles fósiles, en un momento en que el sedán Model 3 de Tesla gana adeptos en el mercado.

Sin embargo, los vendedores en corto están apostando 19,000 millones de dólares a que las acciones de Tesla caerán, el mayor nivel en corto registrado para una compañía estadounidense, en dólares, según S3 Partners.

Los llamados “bears” de Wall Street apuntan a la inminente competencia de Porsche, General Motors y otros rivales más establecidos. También son escépticos sobre el gobierno corporativo de Tesla bajo el mando de Musk, quien en 2018 acordó pagar 20 millones de dólares y renunciar como presidente para resolver unos cargos por fraude.

Los operadores que apuestan a que Tesla podría sumarse al S&P 500 seguramente han contribuido al reciente repunte. Sin embargo, Bianco advirtió que la acción podría cambiar de tendencia si Tesla no entra al S&P 500.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

La huida, el final trágico para quien fue Juan Carlos I, rey de España
Por

La figura de Juan Carlos I lleva ​​años en caída libre por diversos escándalos. DW analizó con expertos las circunstanci...