Mercedes-Benz presentó los nuevos modelos Clase E y CLA con los que seducirá a los amantes de los autos dinámicos y con personalidad.  

 

 

 

PUBLICIDAD

Explorar un territorio por primera vez crea numerosas expectativas. Sólo unos pocos saben que en el camino está la gloria, y en Mercedes-Benz son conocedores de este secreto. Por eso invitaron a Forbes a una deliciosa ruta que descubrió un paisaje seductor entre La Paz, Baja California, y el hotel One&Only Palmilla, en San José del Cabo.

Nuestros anfitriones eligieron para el día inicial en la carretera los nuevos modelos CLA.

Quedaba claro que la aerodinámica estaba ampliamente estudiada puesto que su perfil dejaba apreciar una silueta tensa, atenta, ávida por devorar el asfalto. Tras valorar su parrilla frontal y el capó, entendimos por qué Mark Fetherston, diseñador de los exteriores, lo calificaba de innovador y fresco. Se ha creado un auténtico mito en el apartado de la aerodinámica moderna de vehículos: superficies fluidas y líneas típicas de Mercedes-Benz ponen de manifiesto el carácter deportivo de este auto.

Cualquier ejecutivo joven quedaría encantado. Aquí lo convencional no tiene cabida: difusores de aire evocan las turbinas propias de un motor a reacción, el salpicadero tiene como detalles esferas plateadas y agujas rojas, y el volante multifunción de tres radios con 12 teclas le dio todo el control a nuestras manos.

Los Cabos fue el entorno perfecto para probar las nuevas apuestas de la casa automotriz. El auto respondió rápido al deseo de velocidad y nos condujo ágilmente por el primer tramo de carretera. Con una aerodinámica ejemplar, el CLA posee un coeficiente de resistencia de 0.23 (0.22 en el caso del CLA 180 Blueefficiency Edition), lo cual se aproxima a ratios de competición.

Ello supone más deportividad y menor consumo, además de menores emisiones nocivas. “Este coche crea un nuevo segmento en el mercado como en su día hizo el CLS, primer coupé de cuatro puertas; o como hizo la Clase M, el primer todo terreno de lujo. Mercedes-Benz significa innovación. Como ya nos ha ocurrido con las otras clases, estamos seguros de que vendrán imitaciones”, comentó Pedro Tabera, presidente de Mercedes-Benz México. No lo dudamos, admirando los diferentes modelos —CLA 200, CLA 250, CLA 250 CGI Sport Edition 1— afirmamos que el diseño es intimidante y extremadamente bello; un nuevo hito en el mercado.

El camino fue insuficiente para disfrutar la potencia del auto. Era momento de descansar en el resort más exclusivo de Los Cabos.

Aquí es donde el océano se une con el desierto y las aguas del Pacífico se mezclan con el Mar de Cortés. Para One&Only el placer y la calma son prioridades absolutas. En los jardines, mecidos por la brisa del océano, degustamos las especialidades del chef, galardonado con estrellas Michelin, Jean-Georges Vongerichten. Agotados por las intensas emociones, y esperando con ansia que el día siguiente fuese igual de extenuante, nos rendimos ante las comodidades de un alojamiento maravilloso.

La mañana siguiente no pudo ser más prometedora. Un cielo despejado y profundamente azul nos presentó la joya que estábamos esperando; el Mercedes- Benz Clase E. Para una firma líder en el sector Premium, y que siempre ha sido la marca con más patentes (y no sólo en el ámbito de la seguridad), es necesario adelantarse y vislumbrar hacia dónde va el sector automotriz antes de que lo hagan sus competidores. De momento, parece que cumplen objetivos anualmente: en los últimos años han logrado crecimientos porcentuales de dos dígitos. Además, anuncian que cada vez más apostarán por la conducción autónoma.

Mientras admirábamos el auto, Benjamín Luna —gerente de producto— especificó las innovaciones: una parrilla más dinámica con la icónica estrella sobre el cofre, el sistema Led con Intelligent Light System, o características relativas a la seguridad (véase el mantenimiento de carril y el control del ángulo muerto).

Pero, sobre todo, hizo hincapié en el confort y la ergonomía del interior del vehículo. Idóneo para las largas horas de espera en ciudades de tráfico denso. Ocupar el asiento del piloto en un vehículo nunca fue tan innovador. Es el ícono del lujo moderno y vanguardista. Viajar en primera clase ya no será sólo propiedad de los aviones.

Y, además, nos sorprendió saber que en esta clase los caballos no escasean, desde los 184 del E 200 hasta los 557 del E 63 AMG.

“Para una mujer es un vehículo muy cómodo, porque realmente es como estar en la sala de casa”, explicó Pedro Tabera. Tuvimos todo un día para comprobarlo, poniendo a prueba la Clase E. Su eslogan, que presume de “perfección”, lo confirma.

El trayecto llegaba a su fin. Con él terminaba un viaje de varios días por el desértico paisaje de Los Cabos y no podíamos estar más convencidos. Las altas expectativas que traíamos fueron superándose por el camino una a una. Fue entonces cuando entendimos el porqué de la sonrisa confiada de nuestros anfitriones desde el primer instante. Habían trazado un plan perfecto, con un recorrido milimétrico y autos imbatibles, para que cayésemos en sus redes sin darnos cuenta. ¡Y cómo no rendirse ante tal conspiración!

carro_mercedes1

 

Siguientes artículos

Messi, ese futbolista desconocido
Por

Sin ninguna cuenta oficial de Twitter, y apoyado en su perfil en Facebook, Messi apuesta más a sus logros deportivos que...