Reuters.- Los demócratacristianos del partido CDU de la canciller alemana Angela Merkel aprobaron en un congreso este lunes una coalición con los socialdemócratas del SPD, dejando a la líder más cerca de un cuarto mandato y de que termine el limbo político que atraviesa la potencia europea.

Sin embargo, el principal obstáculo para romper los cinco meses de paralización política en la mayor economía europea se sorteará la semana próxima. El 4 de marzo se anunciarán los resultados del voto vinculante emitido por los miembros del centroizquierdista SPD, y no hay certeza alguna sobre ellos.

“Ahora sólo puedo decir al SPD que espero que muchos de sus miembros sientan la misma responsabilidad de dar a Alemania un buen gobierno”, dijo Merkel en una entrevista con la cadena RTL. “Creo que juntos podemos lograr mucho para Alemania y su pueblo”, añadió.

El congreso del CDU votó después del anuncio de Merkel de la formación de un nuevo y joven gabinete con el objetivo de revitalizar al partido, dividido sobre cómo responder al ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) desde que perdió votos ante ese partido en las elecciones de septiembre.

PUBLICIDAD

El ala más joven del CDU ha pedido que el partido se renueve después de sus peores resultados electorales desde 1949 en septiembre mientras Merkel, de 63 años, destacó en su discurso ante los delegados del partido que había rostros más jóvenes en el nuevo equipo.

Merkel había asegurado más temprano a los delegados que el nuevo gobierno alemán no suscribirá nueva deuda, evitará aumentar impuestos, buscará renovar la Unión Europea, asegurará el acceso a internet rápida en toda Alemania hacia 2025, y aumentará el gasto en investigación, entre otras medidas.

La canciller decepcionó a muchos conservadores en sus filas al acordar entregar al SPD el poderoso Ministerio de Finanzas, que calificó como una “dolorosa” pérdida pero que explicó que era necesario para que las negociaciones para una coalición gubernamental no colapsaran.

El voto del lunes ocurrió luego de que una encuesta de opinión mostró un crecimiento del apoyo tanto para el bloque conservador de Merkel -que también incluye a la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU)- como para el SPD.

Los delegados además dejaron de lado cualquier duda que pudieran haber tenido en Merkel al apoyar abrumadoramente a la candidata centrista que ella eligió como nueva secretaria general de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, apodada “mini-Merkel” por algunos medios de comunicación.

Combinando un conservadurismo social con ideas económicas de izquierda, AKK -como suele ser llamada- es una aliada cercana de Merkel y, tras pasar gran parte de su carrera política en un pequeño estado en la frontera con Francia, ahora ha quedado posicionada en primera fila para suceder a la actual canciller.

 

Siguientes artículos

UE propondrá nuevo impuesto sobre ingresos a las empresas digitales
Por

La Comisión Europea quiere gravar los ingresos de las grandes empresas digitales en función de dónde se encuentren sus u...