La empresas y empresarios de México que aparecen en la lista de Panama Papers carecen de moral, pues nunca explicaron ni dieron la cara de por qué se llevaron su dinero a un paraíso fiscal, advirtió Diana Bernal Ladrón de Guevara, titular de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

“No hay nadie que esté en los papeles de Panamá que haya acudido a Prodecon; fíjese qué curioso”, dijo durante una conferencia de prensa donde se opuso a un incremento del impuesto al predial en la Ciudad de México.

La defensora de los contribuyentes recordó que han atendido a empresas con adeudos multimillonarios, pero muchas “van a dar la cara para regularizar sus situación fiscal, así como solicitan ayuda para pagar” sus impuestos al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

PUBLICIDAD

En las dos entregas de los Panama Pappers Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) suman un total de 296 contribuyentes mexicanos, ya sea empresa, empresarios y hasta funcionarios.

El 1 de julio, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) encontró 27 nuevos implicados en el caso Panama Papers, un total que se eleva a 323 contribuyentes mexicanos vinculados con las revelaciones del Consorcio Internacional de Periodistas.

Durante un año, casi 400 periodistas en 78 países trabajaron en secreto para acumular un archivo de 11.5 millones de documentos. Estos archivos provenían del despacho de abogados Mossack Fonseca, ubicado en Panamá y líder en la creación de empresas offshore.

Los archivos extraídos de Mossack Fonseca abarcan décadas, de 1977 a diciembre de 2015, con enlaces a 140 políticos, incluido el presidente de Argentina y el rey de Arabia Saudita. También cuenta con detalles de al menos 33 personas y compañías en la lista negra de Estados Unidos, incluso narcotraficantes mexicanos y organizaciones terroristas.

Las empresas fantasma son aquellas fuera del país de origen de la persona a la que pertenecen, con frecuencia en lugares conocidos como paraísos fiscales, donde se ofrecen impuestos mínimos y fuertes leyes que protegen el secreto bancario de sus clientes.

“Cuando una persona da la cara, quiere decir que a lo mejor incurrió en un error o tiene una interpretación diferente a la de la autoridad. Pero cuando una persona ni siquiera se presenta también habla del nivel de moralidad”, expresó la titular de Prodecon.

“Y tan puede haber corrupción en el sector público, a mi modesto juicio, como en el sector privado”, comentó.

Diana Bernal agregó que la crisis de Grecia en gran medida de se debió a que las grandes fortunas no pagaron impuestos.

“El que evade impuestos no está defraudando al gobierno, sino está defraudando a la gente”, manifestó.

En México se enfoca en combatir a la corrupción, pero la forma más sencilla es a través de lo revisiones fiscales, concluyó la procuradora.

Uno de lo magnates mexicanos más conocidos dentro de los Panama Papers fue Ricardo Salinas Pleigo, dedicado al retail y medios de comunicación, que estableció dos entidades extraterritoriales (offshore).

Una de las firmas fue la entidad británica en Islas Vírgenes creada para comprar piezas de arte, con cuentas en las casas de subasta Sotheby’s y Christies. Esta firma, Felicitas Holdings Limited, adquirió obras del artista español Francisco de Goya y el mexicano Manuel Serrano por 261 millones de libras, bajo la bandera de las Islas Caimán.

El empresario de 60 años posee una fortuna de 4,300 millones de dólares (mdd)  y ocupa la novena posición en el conteo de los millonarios mexicanos de 2016.

 

Siguientes artículos

Kimberly-Clark suspende operaciones en Venezuela
Por

“Kimberly-Clark no seguirá produciendo, comercializando ni vendiendo sus líneas de productos de consumo masivo e institu...