De acuerdo a un estudio del Inegi y la CNBV, 43.7% de quienes destinan parte de sus recursos al ahorro, lo hacen guardando el dinero en efectivo o a través de tandas.

 

Ya sea para ahorrar o para solicitar un crédito, los mexicanos se inclinan por opciones informales antes que recurrir a la banca.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, 43.7% de quienes destinan parte de sus recursos al ahorro, lo hacen guardando el dinero en efectivo o a través de tandas. Y sólo 35.5% solicitan productos que ofrecen las instituciones formales.

PUBLICIDAD

Para pedir un crédito, pasa lo mismo. Según la encuesta realizada por el Inegi en coordinación con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), 33.3% prefiere pedir préstamos a familiares o amigos.

El ejercicio se realizó en 7,016 viviendas repartidas en las 32 entidades federativas y en una población de edad de entre 18 y 70 años. Se incluyeron a 70.4 millones de adultos.

En el caso de quienes utilizan crédito formal, lo que busca 72.2% son las tarjetas que emiten las tiendas departamentales, seguido por las tarjetas bancarias con 32.9% y luego los créditos personales con 12.9%.

Esta encuesta, surge como una respuesta al requerimiento de las autoridades financieras para tener una visión completa del alcance, los retos y las oportunidades que tiene el sistema financiero para mejorar su servicio.

En esta primera realización, se determinó que 39.4 millones de adultos (56% del total) utiliza algún producto financiero ya sea de ahorro, crédito, un seguro o de ahorro para el retiro.

 

 

Siguientes artículos

AL, inconforme con políticas monetarias de desarrollados
Por

En el marco del Foro Económico Mundial, los países se quejan de las políticas de países desarrollados pues aseguran que...