El volumen de ventas de las bebidas saborizadas continúa en crecimiento, a pesar de los impuestos que se han establecido a esta industria, de acuerdo con información de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac).

De enero a mayo de 2019, el volumen de ventas de las bebidas endulzadas creció 1.3% a 9,220 millones de litros, en comparación con el mismo periodo de un año antes, indicó el organismo con base en la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“De acuerdo con cifras del Inegi, el comportamiento histórico de las ventas anuales de esta categoría registra una tendencia de crecimiento. El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a esta categoría ha sido ineficaz como medida de salud pues no ha logrado su objetivo de disminuir el consumo de estas bebidas”, señaló la ANPRAC en un comunicado.

En 2014, en tiempos de Enrique Peña Nieto, entró en vigor un gravamen de un peso por litro a las bebidas azucaradas con la reforma fiscal, junto con el impuesto de 8% para la comida ‘chatarra’, con la finalidad de combatir problemas de salud como obesidad y diabetes y disminuir el consumo de estos productos.

El organismo añadió que por cada 10 pesos que un mexicano paga por sus bebidas, tres pesos corresponden a impuestos, considerando el IVA y IEPS.

“Se puede concluir que el IEPS a bebidas saborizadas es un impuesto que aumenta la desigualdad social, pues según información del Coneval y el Inegi, este IEPS afecta más a los más pobres, ya que el 57% de lo recaudado ha sido pagado por las familias más pobres, y de este grupo, se agrava aún más su condición, pues el 20% de ellos no puede acceder a una canasta básica de alimentos”, de acuerdo con la Anprac.

Por ahora, los productores de refrescos y comida con alto contenido calórico se salvaron de un aumento de impuestos como lo proponían algunos legisladores; sin embargo, lo que sí habrá será una campaña “como nunca” antes vista que busca impulsar el presidente Andrés Manuel López Obrador para que la población coma saludable.

Al respecto, refresqueras y fabricantes de botanas como Arca Continental, Coca-Cola Femsa, PepsiCo y Bimbo afirman, a través del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), que participarán en los esfuerzos que busquen mejorar la educación y promover hábitos de alimentación saludables en distintos espacios, desde los medios de comunicación masiva hasta los programas escolares, centros comunitarios y otros canales.

“Reconocemos el interés expresado por el presidente para educar a través de una campaña sobre hábitos de alimentación saludable. La industria de alimentos y bebidas continuará, como ha hecho siempre, impulsando políticas públicas que fomenten hábitos de vida saludables y la participación de todos los sectores de la sociedad”, señaló el organismo a una consulta escrita de Forbes México.

Te recomendamos: Los nuevos adversarios de AMLO: comida chatarra y refrescos

 

Siguientes artículos

Foto: Angélica Escobar/Forbes México.
IP espera aumento del gasto público en Paquete Económico 2020
Por

Incluso puede haber un pequeño margen en la meta de superávit primario, afirmó Carlos Salazar Lomelín, presidente del Co...