El canciller Luis Videgaray aseguró que México “no rehuye de la modernización”, por lo que el país acudirá a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con una “actitud constructiva” para proteger los intereses nacionales.

“No iríamos a una negociación que fuera perjudicial para los intereses nacionales, ninguna nación soberana lo haría”, mencionó el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) durante un foro económico celebrado en Tokio, de acuerdo con una publicación en la página de Nikkei.

Además, Videgaray dejó “muy claro” que México sólo negociará un acuerdo que sea beneficioso para todas las partes involucradas (Canadá y Estados Unidos), pero que no aceptará restricciones, ya que el libre comercio es el que “no haya aranceles, cuotas o se establezcan mecanismos proteccionistas”.

“Estamos convencidos que la manera de atender las preocupaciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y de muchos norteamericanos que no están satisfechos con los resultados del NAFTA es haciendo más comercio, no menos”, dijo durante su participación en el Foro Inversión sobre México, organizado por Nikkei.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: El nuevo TLCAN se implementaría a finales de 2018: Guajardo

También dijo que confía en que el país pueda obtener buenos resultados en la modernización del tratado con Canadá y Estados Unidos, aunque reconoció que se trata de “uno de los retos más grandes que tiene hoy” el país, para el cual Estados Unidos es su principal socio comercial –aproximadamente el 80% de las exportaciones mexicanas van a parar a la nación vecina del norte–.

Las declaraciones de Videgaray se dan a poco más de dos semanas de que comience la primera ronda de negociaciones del TLCAN, y en respuesta a directivos de empresas y bancos japonesas que asistieron a dicho evento, en el que el futuro del acuerdo fue uno de los temas más recurrentes.

Japón y sus inversionistas han expresado su temor acerca de que la renegociación del tratado de estas naciones norteamericanas dañe los intereses de las 1,111 empresas niponas que invierten actualmente en México.

Sobre todo de aquellas a las cuales el presidente Donald Trump ha expresado su descontento en redes sociales por invertir en su vecino y no en Estados Unidos, mercado final de la producción hecha en suelo azteca, como es el caso de Toyota.

Lee también: No digas que México no pagará el muro: Trump a Peña

 

Siguientes artículos

Compra de Lala en Brasil no parece buena idea
Por

Tras el anuncio de compra de la empresa brasileña Vigor, el precio de las acciones de Lala bajaron 4.38%.