Alejandro Werner, director para el Hemisferio Occidental del FMI, comentó que se ha visto una sobrerreacción del mercado a los movimientos del crudo, sin embargo dijo que México ya no es un país petrolero pues sus exportaciones netas del producto son bajas.

 

Reuters

México “claramente” ya no es un país petrolero pues sus exportaciones netas del producto son bajas y el impacto de los ingresos por la venta de crudo en las finanzas nacionales es menor de lo que era,  dijo el viernes el director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner.

Además, dijo que los mercados están exagerando la dependencia de México del precio del petróleo, lo que se refleja en una sobrerreacción en la cotización de su moneda.

El derrumbe de los precios internacionales del crudo a mínimos de 13 años ha golpeado con rudeza al peso mexicano, que cotiza en mínimos históricos y acumula una depreciación del 7.0% en lo que va de 2016.

“Los mercados están exagerando la dependencia de México al precio del petróleo (…) Vemos una cierta sobrerreacción del mercado a los movimientos del petróleo”, dijo el representante del FMI en una conferencia desde Washington.

Comentó que para muchos inversionistas el desempeño del peso resulta “una paradoja”, pues no ven una exposición tan grande del país a los precios del crudo que justifique tales movimientos.

El FMI estima que la economía mexicana, la segunda mayor de América Latina, se habría expandido 2.5% en 2015 y se estima que crecerá 2.6%.

 

Siguientes artículos

Nortec: los visionarios del negocio musical
Por

Cuando nadie imaginaba la debacle de la industria disquera y el surgimiento del streaming, Nortec ya consolidaba un proy...