En México, poco más de 2 de cada 10 empresas usan computadora e internet.

Este rezago tecnológico puede entenderse como la herencia de una educación primaria y secundaria pobre en conocimientos científicos y tecnológicos.

El 78% de los estudiantes no están interesados en ciencia.

Esto ayuda a entender que el 30% de los empleadores tenga dificultades para encontrar talento y que 8 de los 10 empleos mejor pagados requieran habilidades en disciplinas STEM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

PUBLICIDAD

El resultado: “Tenemos el menor número de empresas que patentan”, afirmó la presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), Claudia Jáñez.

La solución: educación dentro y fuera de la escuela

Esta disfunción que se observa en el círculo escuela-empresa es lo que ha motivado que un conjunto de empresarios, miembros de la sociedad civil y del sector público se hayan unido en la Alianza para la Promoción STEM (AP-STEM).

Este miércoles, el colectivo presentó “Visión STEM para México”, un documento que aboga por impulsar una educación basada en esas disciplinas.

Semejante esfuerzo de Estado es necesario porque el reto es conseguir que las generaciones nacidas a partir de 1990 puedan formar parte del 65% de los empleos de futuro que aún no existen, según la consultora McKinsey.

Lee también: El futuro del empleo en México esta en la ciencia y la tecnología

“Hay riesgo de que haya una gran brecha entre quienes tienen habilidades relevantes para la economía digital y los que no”, afirmó el representante de la OCDE, Roberto Martínez, en el acto de presentación.

Sin embargo, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, alertó que el cambio educativo no sólo debe ir hacia las generaciones X o Z.

“Los negocios no se hacen en un café, ni invitando a comer o por ser compadre del diputado. Se hacen con conocimiento y competitividad. Si queremos cultura de cumplimiento, tenemos que preparar a los jóvenes pero también a adultos”, dijo el dirigente empresarial.

También puedes leer:

EPN no llegó a su meta de inversión en ciencia, tecnología e innovación

 

Siguientes artículos

¿Los mejores negociadores nacen o se hacen?
Por

Hay quien puede tener menos disposición por genética y circunstancias, pero con intención, disciplina, enfoque y práctic...