El informe presentado el fin de semana por un grupo de expertos independientes expuso la pérdida de evidencias, falta de peritajes básicos, de pruebas científicas y testimonios tomados bajo tortura, entre otras serias fallas.

 

Reuters

PUBLICIDAD

El Gobierno de México debe investigar a funcionarios que hayan obstruido la investigación o hayan sido omisos en la posible masacre de 43 estudiantes, dijeron el miércoles representantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en momentos en que expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que el fin de semana rechazaron la versión oficial de que fueron incinerados en un basurero, han abierto otras interrogantes sobre el rigor de la investigación.

“La investigación sobre los hechos debe ser exhaustiva y ahondar en los distintos grados de participación de todas las autoridades que, por acción o por omisión, estuvieron involucradas en lo sucedido los días 26 y 27 de septiembre de 2014″, dijeron en un comunicado Christof Heyns y Juan Méndez, relatores sobre ejecuciones extrajudiciales, arbitrarias o sumarias y tortura, respectivamente.

El comunicado también está respaldado por otros expertos de Naciones Unidas.

El informe de la CIDH precisó que desde que los estudiantes salieron de la escuela de magisterio a la que asistían hacia la ciudad de Iguala, donde los atacaron a balazos, fueron seguidos a través de un centro de monitoreo por las fuerzas de seguridad, incluyendo al Ejército mexicano.

Sin embargo, el Gobierno adjudicó responsabilidad únicamente a policías municipales de Iguala y dijo que las fuerzas federales no habían tenido nada que ver en el hecho.

Por su parte, Francisco Cox, uno de los cinco expertos de la CIDH, expresó dudas sobre las circunstancias del hallazgo de los restos del estudiante Alexander Mora que, según el Gobierno, estaban en bolsas con restos encontradas en el río San Juan, poco caudaloso y en un sitio de tránsito de personas.

“¿Por qué, si quieres deshacerte de los restos, lo acercas a una población donde pueden ser encontrados?”, se preguntó Cox en una entrevista con Reuters.

“Eso no tiene ninguna lógica desde el punto de vista del encubrimiento de un delito“, señaló el abogado, quien participó en el litigio para intentar extraditar al ex dictador chileno Augusto Pinochet de Inglaterra a España.

Hasta ahora, de las pocas certezas que existen en torno a la presunta masacre es la identificación de un pequeño resto quemado de Mora, uno de cerca de un centenar de estudiantes de magisterio que el 26 de septiembre llegaron a la ciudad de Iguala, en Guerrero, para apoderarse de autobuses con el fin de ir a una protesta en la capital.

Los restos fueron identificados en diciembre por especialistas de la Universidad de Innsbruck, en Austria.

Otra de las certezas del caso es que los estudiantes fueron atacados a balazos por policías municipales cómplices de un grupo criminal local, pero falta saber qué papel jugaron policías federales, estatales y miembros del Ejército presentes en el lugar, dijeron los expertos.

 

Siguientes artículos

Mercados cierran con pérdidas por precios del petróleo
Por

El índice IPC, que aglomera a las 35 acciones más negociadas, perdió 0.76% para cerrar en 42,754.68 puntos.