cintillo

Las perspectivas positivas del país se desvanecieron con la caída de la actividad económica y para 2014 el efecto de las reformas aún es incierto

 

En enero de este año, se hablaba del ‘Mexican Momentum’ (MeMo), una forma en la que la prensa internacional se refería a las buenas perspectivas de México para detonar su crecimiento, impulsadas por una nueva administración con una ambiciosa agenda de reformas estructurales.

PUBLICIDAD

Financial Times y Wall Street Journal hablaban del país como el ‘Tigre Azteca’. Periodistas del New York Times hacían visitas a México y describían su potencial, y lo equiparaban casi tan grande como el de China.

Siete meses después, con datos duros, la economía mexicana entró en una fase recesiva. ¿Qué pasó en esos meses? ¿Se está desvaneciendo el ‘MeMo’? ¿Alguna vez existió?

Para evitar que la recesión se hiciera más profunda, el gobierno abandonó su meta de cero déficit para este año y, de acuerdo con el Paquete Económico 2014, será de 1.5% del PIB. Además, se espera que el país crezca 3.9% del PIB, esto ya contando con el efecto de las reformas estructurales que se aprobarían este año, cuando en su presupuesto 2012 se estimaba crecer ese mismo 3.9% sin reformas. Por lo menos, para 2014 el ‘momento de México’ tendrá que esperar.

 

¿Estuvimos en recesión?

Desde el primer trimestre de este año, la economía del país mostraba menor dinamismo, hasta que en el segundo trimestre cayó 0.7% con cifras desestacionalizadas. Aunque tenía una fase descendente, se descartaba que hubiera una recesión. Cabe recordar que en la definición tradicional, se considera que una economía entra en esta fase cuando muestra dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo del PIB.

Pero también deben tomarse en cuenta otras variables, explica Raymundo Tenorio, director de las Carreras de Economía y Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

“La recesión no se mide solamente por una tendencia negativa del PIB, también se mide por empleo, inversión, consumo, gasto público y los externos, como la producción manufacturera y actividad de Estados Unidos”, agrega el académico, quien desde febrero advirtió que la economía estaba entrando en esta fase.

De acuerdo con la definición del Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, una recesión no sólo implica dos caídas trimestrales del PIB real, sino un desplome de la economía en general visto a través de indicadores.

Con las cifras desestacionalizadas con tendencia ciclo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se indica que en el primer trimestre, la economía bajó -0.02% y en el segundo se acentuó a -0.44%.

Además, otros indicadores resaltaron la caída de la economía:

  • La inversión fija bruta cayó 3.1% en junio con respecto al mismo mes del año pasado, y en los primeros seis meses retrocedió 0.2%.
  • La tasa de desempleo subió a 5.12%, cuando en el mismo mes del año pasado era de 5.02%
  • De enero a junio, se registraron ante el IMSS 300,689 personas, para dar un total de 16,357,000 empleados dentro de la seguridad social, 39.7% menos que en el mismo periodo de 2012.
  • La producción industrial bajó 0.03% en junio pasado y, en su comparación anual, se redujo 2.4%.
  • Las ventas al menudeo cayeron 0.4% en junio con respecto al mes previo, y anualmente se contrajeron 1.9% en el mismo mes del año pasado.
  • Las ventas al mayoreo cayeron 8.5% en el primer semestre del año.

 

Esta caída en la actividad económica también se explica por un rezago en el ejercicio del gasto, que el gobierno atribuye a la calendarización del mismo por ser cambio de administración, y un sector industrial en Estados Unidos aún débil, afectando a la demanda externa.

“Esa desaceleración se convirtió en recesión, en mi opinión, en términos de la información disponible”, dice Raymundo Tenorio.

 

Se desvanece efecto de reformas

Una de las razones por las que se tenía optimismo por México es que con la aprobación de las reformas estructurales, el país podría crecer a tasas anualizadas del 6%. Para 2014, con todo y reformas, el gobierno espera crecer 3.9%. Ahí se desvanecería su efecto.

Al contrario, el déficit de 1.5% estaría pensado para compensar la caída en el consumo privado, que se prevé ocurra derivado de los nuevos impuestos incluidos en la reforma hacendaria.

“El hecho de que el gobierno tenga este escenario de 3.9% está asociado con el déficit que estaría asumiendo de 1.5% del PIB. Porque como se va a caer el consumo privado debido a los nuevos impuestos, que según mis cálculos será de 70,000 millones de pesos, entonces se tiene que compensar con consumo público”, agrega el académico del Tec.

 

¿Se puede rescatar el ‘MeMo’?

El momento de México aún puede aprovecharse, pero sólo con reformas más ambiciosas, considera Víctor Manuel González, presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas IMEF.

“Con la reforma fiscal sí se van a tener un poquito más de recursos, pero no van a ser suficientes. No podemos perder el tiempo haciendo pequeñas reformas, tenemos que hacer algo definitivo para salir de una economía emergente a una desarrollada”, dice.

De acuerdo con la propuesta de reforma hacendaria, se espera que el incremento de ingresos tributarios aumente en una proporción de 2.9% del PIB para 2018. Algunos analistas consideran esta cifra insuficiente, sobre todo para los programas de seguro universal y de desempleo que propone el presidente Enrique Peña Nieto.

“El hecho de que digan que para 2018 se aumentarán en sólo 3% la recaudación con proporción del PIB es meterle pesimismo, y es pensar que la reforma fiscal es insuficiente”, opina Raymundo Tenorio, y agrega que las perspectivas sobre el país pueden impulsarse de nuevo con la reforma energética y sus leyes secundarias, que tienen que legislarse este año.

El ‘Mexican Moment’ aún tiene solución, pero el tiempo apremia, advierte Víctor Manuel González, del IMEF: “El ‘MeMo’ es limitado, después se va a desaparecer. Tenemos la oportunidad de rescatarlo, pero no es infinito el tiempo”.

 

 

Siguientes artículos

Los 35 mexicanos más ricos
Por

Sus fortunas son las más altas contabilizadas en los reportes de la Bolsa Mexicana de Valores, son la élite entre los mi...