Un estudio realizado a nivel mundial por Gallup revela que en el mundo hay más del doble de trabajadores desconectados de su puesto que empleados felices, y México encabeza las tristemente célebres cirfras en la región. Entérense.

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

Si no te gusta tu trabajo, no estás solo. De acuerdo con un informe publicado ayer por Gallup, la organización con sede en Washington, DC, en el mundo existe el doble de trabajadores “activamente desconectados” que trabajadores “comprometidos” que aman a sus puestos de trabajo.

Desde finales de 1990, Gallup medido la satisfacción de los empleados a nivel internacional a través de una encuesta que ha ido perfeccionando con los años. En total ha encuestado a 25 millones de trabajadores en 189 países diferentes. La versión más reciente, publicada esta semana, reunió información de 230,000 empleados de tiempo completo y a tiempo parcial en 142 países.

En general, Gallup descubrió que sólo el 13% de los trabajadores se siente comprometido con su trabajo. Eso significa que tienen un sentido de pasión por su trabajo, una profunda conexión con su empleador y pasa sus días innovando e impulsando a su empresa.

La gran mayoría alrededor de 63%, está “no comprometido”, lo que significa que no están contentos, pero no de manera drástica. En resumen, están fuera de sintonía, son sonámbulos de oficina y dirigen poca energía a su trabajo.

Un total de 24% es lo que Gallup llama “activamente desconectado”, es decir que prácticamente odia a su puesto de trabajo. Socavan los logros alcanzados por sus compañeros de trabajo.

Sumemos las dos últimas categorías y obtendremos el 87% de trabajadores de todo el mundo que, según Gallup, “están desconectados emocionalmente de sus lugares de trabajo y tienen menos posibilidades de ser productivos”. En otras palabras, el trabajo es más a menudo una fuente de frustración de una de satisfacciones para casi 90% de los trabajadores del mundo. Eso significa que la mayoría de los lugares de trabajo son menos productivos y menos seguros de lo que podría ser y los empleadores tienen menos probabilidades de crear nuevos puestos de trabajo.

Para hacer su recuento compromiso, Gallup elaborado una lista de 12 métricas. Las enumeraré aquí por si quieren medirse:

1. Sé lo que se espera de mí en el trabajo.

2. Tengo el material y equipo que necesito para hacer bien mi trabajo.

3. En el trabajo tengo la oportunidad de hacer lo que mejor sé hacer todos los días.

4. En los últimos siete días he recibido reconocimiento o elogios por hacer un buen trabajo.

5. Mi supervisor, o alguien en el trabajo, parece que se preocupan por mí como persona.

6. Hay alguien en el trabajo que estimula mi desarrollo.

7. En el trabajo, mis opiniones parecen contar.

8. La misión o propósito de mi compañía me hace sentir que mi trabajo es importante.

9. Mis colegas o compañeros de trabajo están comprometidos a hacer un trabajo de calidad.

10. Tengo un mejor amigo en el trabajo.

11. En los últimos seis meses, alguien en el trabajo me ha hablado acerca de mi progreso.

12. Este último año he tenido en el trabajo oportunidades para aprender y crecer.

En el informe, Gallup detalla los números geográficamente. Los resultados son sorprendentes. No voy a enlistar los 142 países, pero aquí hay una muestra .

Los niveles más altos de desconexión, lo que yo llamo personas que odian su trabajo, se encuentran en Medio Oriente y el norte de África. Dada la guerra civil en Siria parece previsible que el 45% de la gente sería muy infeliz en el trabajo,  pero en Argelia (53 %) y Túnez (54 %) los trabajadores son aún más infelices. En cuanto a trabajadores felices en esos países, Siria tiene cero, Argelia un impresionante 12% y Túnez sólo 5%. Qatar tuvo la mejor actuación, con un 28% feliz, 62% medianamente satisfecho y 10% que odia su trabajo. Yo habría pensado que Israel tendría trabajadores más felices, pero sólo el 6% se declara así, el 73% está indeciso y 22 % odia su trabajo.

La menor proporción de trabajadores felices está en el este de Asia, donde, en general, sólo 6% de los trabajadores están comprometidos. Ese número es válido para China, donde sólo el 6 % de los empleados es feliz en su trabajo. Cerca del 68% está desprotegido y 26% es muy infeliz. Creo que los números para Japón son sorprendentes. Pensaba que había más trabajadores felices allí, pero sólo el 7%, sólo un punto porcentual más que China, es feliz en su trabajo, 69%no está comprometido y 24% odia su trabajo.

México está al fondo de la tabla en América Latina, con sólo 12% de sus trabajadores completamente satisfechos con su empleo, 60% desconectados y un 28% que repudia su trabajo.

Con respecto al resto de Latam, , la economía más grande, Brasil, tiene los trabajadores más felices. Un impresionante 27%. Aún así, el 62% se siente desacoplado y a 12% realmente no les gusta su trabajo.

Los números de Brasil son mejores que cualquier otro país en Europa occidental. Por ejemplo, en Francia sólo al 9% le gusta mucho su trabajo, el 65% está desconectado y el 26% es muy infeliz. Alemania está un poco mejor, con un 15% satisfecho, un 61% fuera de foco y 24% activamente desconectado.

Resulta que Estados Unidos tiene algunos de los mejores números en el mundo, con un 30% feliz en su trabajo, 52% desconectado y 18% que odia su trabajo.

¿Dónde viven los trabajadores más felices? Panamá, donde el 37% ama su trabajo, el 51% está desconectado y 12% es muy infeliz.

¿Qué hacer con toda esta información? Gallup ha escrito 120 páginas con montones de ideas. También tiene análisis de los datos desde diversas perspectivas, la mayoría de las cuales no son sorprendentes. Los trabajadores educados tienden a ser los más felices que los que no cuentan con educación, por ejemplo.

La solución más obvia para los trabajadores descontentos se remonta a las 12 preguntas. Comunicarse con sus trabajadores, diciéndoles lo que se espera de ellos, elogiarlos cuando lo hacen bien, animarles a seguir adelante, darles las herramientas necesarias y la oportunidad de sentirse desafiados. Para los trabajadores el truco es encontrar un empleador que ponga atención a esas cuestiones.

 

Siguientes artículos

La movilidad geográfica como oportunidad laboral
Por

La mano de obra se traslada hacia donde se encuentra el trabajo y no al revés. El talento ha dejado de ser estático y se...