En 2015, ocho profesionales de la prensa murieron en el país, de los cuales tres fallecieron en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente, mientras que los cinco casos restantes aún se desconocen los motivos.

 

México se distinguió por ser el país más mortífero de América Latina para periodistas en 2015, debido a que los asesinatos, secuestros, agresiones y amenazas se multiplicaron, lo que ocasionó mayor temor y autocensura, de acuerdo con la Clasificación mundial de la libertad de prensa 2015 realizada por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

PUBLICIDAD

En la edición 2015, este país se ubicó en la posición 148 de 180 naciones evaluadas en todo el mundo, con una puntuación de 43.69.

Aunque México avanzó cuatro posiciones en el listado, en contraste con 2014 cuando se situó en el lugar 152, desde 2002 ha caído 77 posiciones.

“El paisaje mediático mexicano sigue caracterizándose por su falta de pluralismo en el área televisiva y por la vulnerabilidad de las radios comunitarias, que a menudo carecen de frecuencias legales y padecen procesos legales”, argumentó RSF en el informe.

 

Periodistas muertos

Los periodistas que murieron a nivel mundial sumaron 110 este año, de los cuales ocho fueron en México, según el reporte de la organización.

RSF realiza la clasificación de los profesionales asesinados en todo el mundo de la siguiente manera:

  • Asesinados deliberadamente o tomados como blanco: 49
  • Asesinados sin motivo determinado: 43
  • Muertos en el ejercicio de su profesión: 18

A la cifra de los 110 profesionistas asesinados en 2015, se agregan 27 muertes de periodistas ciudadanos y siete colaboradores de medios de comunicación. Al menos 787 periodistas han sido asesinados en todo el mundo desde 2005 debido a su profesión.

De los ocho periodistas reportados en México, la organización con sede en París explicó que tres murieron en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente, mientras que los cinco casos restantes aún se desconoce el motivo.

“El mecanismo para la protección de periodistas y defensores de los derechos humanos no posee la eficacia ni la rapidez que se requieren para responder a las necesidades de los periodistas que se encuentran en peligro”, advirtió RSF.

Asimismo, detalló que los estados de Veracruz y Oaxaca son los más peligrosos para los reporteros, pues “se convierten en blanco de las mafias y de los políticos locales cuando denuncian hechos de corrupción”.

 

Los países más peligrosos para periodistas

A continuación, te compartimos los países que, de acuerdo con RSF son considerados como los más mortíferos para el ejercicio periodístico.

El ataque a Charlie Hebdo hizo que Francia se convirtiera en el tercer país más mortífero para los periodistas en 2015.

Irak: 11

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 9

Asesinados sin que se determinara el motivo: 2

 

Siria: 10

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 9

Asesinados sin que se determinara el motivo: 1

 

Francia: 8

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 8

 

Yemen: 8

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 6

Asesinados sin que se determinara el motivo: 2

 

Sudán del Sur: 7

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 7

Asesinados sin que se determinara el motivo: 1

 

India: 9

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 5

Asesinados sin que se determinara el motivo: 4

 

México: 8

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 3

Asesinados sin que se determinara el motivo: 5

 

Filipinas: 7

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 3

Asesinados sin que se determinara el motivo: 4

 

Honduras: 7

Muertos en el ejercicio de su profesión o asesinados deliberadamente: 7

 

Siguientes artículos

‘Star Wars: The Force Awakens’, ¿cuál es el impacto en las niñas?
Por

El arquetipo de Joseph Campbell ya no es una fraternidad.  Rey le dio a mi pequeña hija la bienvenida a una galaxia de l...