De la población de 18 años y más, los mexicanos leyeron en promedio 3.8 libros, dedicando alrededor de 38 minutos a esta actividad por sesión continua en los últimos 12 meses, de acuerdo con datos del cuarto levantamiento del Módulo sobre Lectura (MOLEC), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Lo anterior es menos que lo leído de manera anual por Chile de 5.4, Argentina con 4.6, Colombia de 4.1 y Brasil de 4 libros por año, según datos de “El Libro en Cifras, boletín estadístico del libro en Iberoamérica”, del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) publicado en diciembre de 2013.

De dicho segmento de la población, el 97.2% es alfabeta, de los cuales el 80.8% leyó por lo menos un libro, revistas, periódicos, historietas o páginas de Internet, foros o blogs.

En el último año, el 46.6% de los entrevistados leyó periódicos, mientras que el 45.9% prefirió libros, el 41.5% recurrió a revistas, el 36.6% a páginas de internet, foros o blogs, mientras que el 4.7% leyó historietas.

PUBLICIDAD

De acuerdo con lo recabado en el MOLEC, el 61% de los hombres entrevistados indicó que lee periódicos, mayor al 33.6% de las mujeres, sin embargo, el 39.7% de los varones lee revistas, menor al 43.2% de la población femenina que fue encuestada.

El estudio indica que se dedican alrededor de 38 minutos de lectura por sesión continua.

“El tiempo de lectura aumenta conforme se eleva el nivel de escolaridad. De ahí que quienes tienen al menos un grado de educación superior, dedican a esta actividad 49 minutos por sesión, mientras que las personas sin educación básica terminada registran un tiempo promedio de 28 minutos”, señala el MOLEC.

De la población no lectora, el 48.5% lo atribuyó a la falta de tiempo, mientras que el 22.4% dijo que fue por falta de interés, motivación o gusto por la lectura.

 

 

Siguientes artículos

Nuevas regulaciones son la mayor amenaza para empresas en México
Por

La segunda amenaza para el sector privado es la competencia y a la tecnología como disruptor del modelo de negocio.