El gobernador del Banco de México indicó que por las modificaciones realizadas al proyecto, la Secretaría de Hacienda podría proponer otra iniciativa durante la actual administración.

 

Reuters

México tendrá la necesidad de plantear una nueva reforma fiscal, pese a que la iniciativa que finalmente aprobó la cámara baja del Congreso es apropiada y un buen paso en varias direcciones, dijo el jefe del banco central, Agustín Carstens.

La Cámara de Diputados aprobó la madrugada del viernes un proyecto de reforma fiscal con cambios que originarían una menor recaudación que la calculada inicialmente por el Gobierno. Aún se requiere la aprobación del Senado.

“No hay una reforma perfecta, pero creo que en términos agregados ésta es una apropiada”, dijo Carstens en entrevista con el diario Excélsior.

“Ese es un ejercicio repetitivo que se va a tener que hacer, quizá el haber recaudado menos obligará eventualmente durante esta administración a regresar a la Secretaría de Hacienda con alguna propuesta”, agregó.

El Gobierno proyectaba con la reforma elevar la recaudación en 2014 en 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB), pero con los cambios los ingresos adicionales serán sólo del 1%, dijo el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

El funcionario había dicho en septiembre que la propuesta del Gobierno era suficiente y que no consideraba presentar una nueva iniciativa fiscal.

Carstens elogió la iniciativa de aprobar una ampliación de la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16% a la franja fronteriza, donde actualmente está en un 11%, una medida que consideró como algo “indispensable”.

La propuesta fiscal es un elemento clave de una agenda más amplia de reformas, con las que el presidente Enrique Peña Nieto busca impulsar el crecimiento de la segunda mayor economía de América Latina.

 

 

 

Siguientes artículos

División de finanzas golpea ganancias de GE
Por

Su ganancia neta cayó a 3,190 millones de dólares, frente a los 3,490 millones del periodo pasado, sin embargo su carter...