El canciller Luis Videgaray aseguró que México no aceptará las nuevas disposiciones migratorias de Estados Unidos, y que no dudará en acudir a instancias internacionales, como Naciones Unidas, para defender los derechos humanos de los inmigrantes.

“Quiero dejar claro de la manera más enfática que el Gobierno de México y el pueblo de México no tienen por qué aceptar disposiciones que de manera unilateral un gobierno quiere imponer a otro. Eso no lo vamos a aceptar porque no tenemos porqué hacerlo, no es en el interés de México”, dijo el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Agregó que “esto será el tema fundamental que habremos de hablar y de discutir con los secretarios de gobierno de los Estados Unidos que visitan a partir de hoy nuestro país. Este es inevitablemente y por convicción el primer punto en la agenda”.

Estas declaraciones se dan momentos antes de que los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Rex Tillerson y John Kelly, lleguen a México para sostener reuniones con funcionarios y el presidente Enrique Peña Nieto, en las que abordarán temas de seguridad fronteriza y comerciales, entre otros.

PUBLICIDAD

Lee: Trump quiere deportar inmigrantes a México, aunque no sean mexicanos

El martes, el gobierno estadounidense dijo que planea considerar a casi todos los inmigrantes ilegales como sujetos a deportación, aunque dejará las protecciones vigentes para los inmigrantes conocidos como “dreamers” quienes llegaron al país cuando eran niños.

Las nuevas directrices migratorias del gobierno de Donald Trump además de constituir un acto de “crueldad” contra las comunidades de inmigrantes, como sustuvo este miércoles el diario The Washington Post, representaría un problema más para México, ya que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos pretende deportar a territorio azteca a los migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza, aunque no sean mexicanos.

Además, se dio a conocer que el departamento encabezado por Kelly ordenó a sus agencias fronterizas que los migrantes detenidos, aunque no sean mexicanos, sean devueltos a México, en lugar de retenerlos en EU.

“El personal de esas dependencias deberá, en tanto sea razonablemente práctico, devolver a los extranjeros (…) que estén en procesos de remoción (…) al territorio de los países contiguos de donde hayan llegado”, de acuerdo con un memorando firmado por Kelly y oficializado ayer.

De seguir con estas directrices, el nuevo plan migratorio de EU traería a México cientos de miles de deportados originarios de Guatemala, Honduras, El Salvador, Brasil, Ecuador, e incluso Haiti.

Lee también: Migrantes mexicanos sin acta de nacimiento podrán tenerla en embajadas

 

Siguientes artículos

Punto ciego en la política nacional
Por

Si alguien quisiera asegurar que, con los anuncios que se dieron para las candidaturas del Edomex, ya se pueden definir...