México no debe comenzar a recortar las tasas de interés mientras persistan las amenazas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a los bienes mexicanos, dijo el vicegobernador del banco central Jonathan Heath.

Intentar comenzar un nuevo ciclo de relajación con todo lo que está sucediendo, en medio de tantos riesgos e incertidumbres, sería contraproducente, dijo Heath en una entrevista con Bloomberg.

Entre los riesgos clave, citó la posibilidad de que otras firmas calificadoras pudieran degradar a la petrolera estatal Pemex, y posiblemente al país.

La semana pasada, Fitch Ratings redujo a la compañía petrolera al mínimo y también bajó la calificación soberana. Al mismo tiempo, Moody’s Investors Service cambió su perspectiva sobre la calificación de México a negativa.

México ha mantenido su tasa de referencia en una década de 8.25%, incluso mientras se espera que el crecimiento económico se desacelere hasta un 0.8% este año, explica Bloomberg.

En suspenso

Mientras que los bancos centrales, de Chile a la India y Australia, están reduciendo las tasas en medio de un crecimiento tibio, los economistas esperan que México se mantenga en suspenso durante todo 2019.

No obstante, tras una serie de sorpresas, los movimientos de Banxico se han alineado con las expectativas.

A pesar del reciente acuerdo sobre la migración, México debe considerar las tarifas estadounidenses como una “amenaza casi permanente”, dijo Heath.

“Este peligro es una amenaza latente no por 45 días, y ni siquiera por un año y medio que Trump estará en la campaña, pero creo que esta es una posibilidad permanente mientras Trump esté en el poder”, añadió el funcionario.

“Esto no significa que la tasa clave de México deba mantenerse en suspenso hasta que Trump deje el cargo, pero subraya la vulnerabilidad del país ante la “política de intimidación” de Trump, dijo Heath.

Desacuerdos

Si bien el banco central de México ha votado por unanimidad para mantener las tasas estables, uno de los miembros de la junta directiva elegido por el presidente Andrés Manuel López Obrador se mostró en desacuerdo con el tono agresivo de las declaraciones recientes.

Gerardo Esquivel dijo que la junta de cinco miembros está muy preocupada por la inflación, sostiene la publicación. Esto llevó diversas especulaciones en tanto las tasas de swap de México saltaron 0.5 puntos básicos mientras que los rendimientos de Estados Unidos se mantuvieron sin cambios.

Heath continuó diciendo que México podría no seguir a la Reserva Federal de los Estados Unidos si recorta las tasas. Pero tal movimiento por parte de la Reserva Federal podría darle a México algo de “espacio de maniobra” para evitar un alza de tasas si fuera necesario, dijo, y señaló que el banco no está considerando actualmente un ajuste de la política monetaria.

Advertencia

A pesar de su resolución de mantener las tasas estables en medio de un entorno de alto riesgo, Heath advierte que la economía está muy cerca de la recesión.

Él estima que el crecimiento del segundo trimestre se ubicará entre 0% y 0.5%, luego de que la economía se contrajo en el primer trimestre con respecto a los tres meses anteriores.

Las tasas más bajas solo ayudarían a la economía en el margen porque el sector informal es tan grande y una baja inclusión financiera significa que los costos de los préstamos no desempeñan un papel importante en el impulso del producto interno bruto, dijo.

Por ahora, es demasiado pronto para que Banxico se una a los economistas para decir cuándo podría comenzar a recortar, dijo Heath. “Tratar y pensar o adivinar si podría haber un ciclo de flexibilización a partir del próximo año, sea agresivo o no, me parece muy lejano”.

También te puede interesar:

Obras del aeropuerto de Santa Lucía no están en riesgo, dice Jiménez Espriú

 

Siguientes artículos

Guerra comercial: El huracán ‘Trump contra todos’ pasa factura
Por

Los mercados no pierden de vista los frentes abiertos de EU, pero se centran sobre todo en el conflicto comercial con Ch...