Reuters.- El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo este miércoles que seguirá abogando para que México sea excluido de nuevos aranceles impuestos por Canadá al acero mexicano y que fueron anunciados la semana pasada.

Canadá impuso nuevas cuotas y aranceles a las importaciones de siete categorías de acero de varios países, incluido México, medida a la cual el país respondió casi inmediatamente diciendo que protegería a los exportadores locales y que presionaría a Ottawa para obtener una exención.

Guajardo agregó que habló con sus contrapartes canadienses del tema, sin precisar cuándo, luego de que el lunes fuentes del gobierno canadiense le dijeron a Reuters que ese día el funcionario discutió sus preocupaciones en una conversación telefónica con la canciller, Chrystia Freeland.

El secretario mexicano explicó que su socio en el aún vigente Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) iniciará un proceso de análisis sobre las medidas impuestas al acero y dijo que la posibilidad de que México sea exento una vez ese proceso concluya “no es menor”.

PUBLICIDAD

“Nosotros estaremos abogando para que en la conclusión de este análisis sea excluido el sector acerero mexicano. (…) Si se resuelve que somos excluidos, los aranceles temporales recolectados serán regresados a la industria (acerera local)”, dijo a periodistas tras participar en un foro automotor.

México calcula que la afectación a las exportaciones mexicanas de tubos para el sector energía y alambrón por la salvaguarda canadiense sobre productos de acero es de alrededor de 200 millones de dólares.

El Gobierno estadounidense impuso sanciones arancelarias al acero y al aluminio de Canadá y México en junio, alegando razones de seguridad nacional.

Pese a que los tres países concluyeron con éxito las negociaciones para modernizar el TLCAN el 30 de septiembre, las medidas en contra del acero siguen vigentes.

 

Siguientes artículos

AMLO enfrenta el riesgo de un gasolinazo de 10% en enero
Por

El nuevo gobierno deberá decidir si mantiene el estímulo al precio de la gasolina, que cuesta 133,000 mdp cada año.