Las reservas internacionales en oro invertidas por el Banco de México (Banxico) perdieron 735 millones dólares (mdd) de su valor entre julio y diciembre de 2016, a pesar de las ganancias del metal, usado como refugio para enfrentar la incertidumbre por la salida del Gran Bretaña de la Unión Europea (Brexit) y el triunfo electoral del millonario Donald Trump en Estados Unidos.

El valor de las reservas internacionales en el metal precioso cayó 16.38% en sólo seis meses, luego de que en julio de 2016 alcanzara un nivel máximo, revela la institución gobernada por Agustín Carstens.

Según las cifras del banco central, en enero de 2016, el valor de las reservas internacionales invertidas en oro era de 4,138 mdd, las cuales subieron hasta 5,224 millones de dólares. Al 31 de diciembre, lo invertido en este metal sólo eran 4,488 mdd.

Banco de México tenía en diciembre del año pasado 3.8 millones de onzas troy, que equivale a 110 toneladas de oro. El banco central mexicano está dentro del top 40 que tienen el metal precioso como tenencia de reservas internacionales.

PUBLICIDAD

“La gestión de reservas se ha convertido en un desafío especial” para los bancos centrales en el mundo, porque en 2016 sus valor de mercado de esas inversiones cayeron 10% en China, 13% en Venezuela y Jordania, revela el Consejo Mundial del Oro (WGC por sus siglas en ingles).

En 2016, la adquisición de oro estuvo liderada por Rusia, China y Kazajstán, quienes en conjunto compraron 80% del metal en mundo, según el organismo internacional. El año pasado, los bancos centrales adquirieron 383.6 toneladas de oro como reserva internacional.

Qatar se unió a las filas de los bancos centrales, al agregar como tenencias de oro y aumentando sus reservas en 6.8 toneladas entre enero y octubre, agrega el Consejo.

“El oro terminó el año con ganancias mostrando un incremento de 8.48%, cotizando en 1,151.45 dólares por onza, alcanzando un máximo de 1,375.45 dólares por onza en el mes de julio y un mínimo de 1,061.42 dólares por onza durante enero”, según Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

La analista explica que en 2016 la inestabilidad económica y política a nivel global causó que la demanda de los metales preciosos fuera impulsada, así como las posturas altamente acomodaticias de los principales bancos centrales ayudaron a la recuperación del oro y el resto de los metales.

“Las presiones al alza para el precio de los metales preciosos fueron causa de la caída en los mercados de capitales en Asia, las expectativas del Brexit y las elecciones presidenciales de Estados Unidos”, asegura la economista.

Al inicio de 2016, las fuertes pérdidas del mercado de capitales chino, aunado al nerviosismo de los participantes del mercado en torno al crecimiento económico del país, elevaron la demanda por oro, recuerda Gabriela Siller.

Las compras de oro de los bancos centrales se han desacelerado respecto al ritmo de los últimos años. En 2016 registró su nivel anual más bajo de adquisición desde 2010, agrega el Consejo, quien agrega que las compras del metal fueron 32% menores al promedio anual de 566.9 toneladas registrado entre 2011 y 2015.

“Las compras de China, a pesar de ser uno de los mayores compradores durante el año, se detuvieron en noviembre y diciembre. Y varios bancos centrales han reducido sus reservas de oro: Venezuela (que está sufriendo una severa crisis económica), Azerbaiyán, Argentina y Jordania reportaron una caída en las reservas”, añade el Consejo Mundial del Oro.

 

Siguientes artículos

trump
Trump arremete contra Nordstrom por “trato injusto” a Ivanka
Por

Las acciones de la compañía cayeron bajaron luego de que Trump tuiteó que la cadena de tienda de almacenes había tratado...