En medio de cambios políticos y comerciales, Diageo, dueña de marcas como Johnnie Walker y Buchanan´s, apuesta por no frenar sus inversiones y seguir creciendo en el mercado mexicano, que es el más importante en Latinoamérica.

“Creemos que México seguirá siendo un país importante y seguiremos invirtiendo aquí, tanto en las marcas actuales como en nuevas, con Don Julio, por ejemplo, estamos haciendo una expansión bastante grande, doblaremos la capacidad, y eso nos ayudará a exportar más”, comentó Alberto Gavazzi, presidente de Diageo para América Latina y el Caribe, en entrevista con Forbes México.

México es el principal mercado de Diageo en la región; luego sigue Brasil; Colombia; los países de Centroamérica y el Caribe, debido a que es una región turística; y después toda la parte sur, como Perú, Chile, Bolivia, Ecuador y Argentina, donde la compañía está buscando nuevos socios para la distribución de sus marcas.

El directivo afirma que, a pesar del escenario retador en todo Latinoamérica, la compañía busca opciones para no detener su crecimiento en la región.

“Entendemos que estará más difícil y que necesitamos más esfuerzos para seguir creciendo, que no será tan fácil, hay que ofrecer nuestras marcas de mejor manera. La verdad es que no veo un impacto negativo para nuestro negocio debido a la situación económica de la región…Nos gustaría que la región creciera mucho más, pero aceptamos lo que tenemos y hacemos lo mejor con eso”, afirmó el directivo en el marco del lanzamiento de su nuevo Buchanans Two Souls.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) rebajó sus estimaciones de crecimiento económico para la región a 1.3% desde el 1.7% que tenía previsto en diciembre de 2018.

Para el caso de la economía nacional, el Banco de México ajustó su expectativa para este año en un rango de 0.8% a 1.8% desde 1.1% y 2.1%.

Combate a la ilegalidad

Para Diageo, el mercado ilícito en el sector de bebidas alcohólicas ha restado competitividad a la empresa y también le ha quitado una oportunidad para el gobierno en cuanto a recaudación.

“Latinoamérica creció alrededor de 9% en ventas en la primera mitad del año (fiscal), pero queremos crecer más y para eso hay que ver otras oportunidades, por eso nos estamos empeñando en crear una condición de competitividad bastante uniforme en el sector de bebidas alcohólicas”, indicó Gavazzi.

De acuerdo con datos citados por la empresa, en México el 36% del consumo de alcohol en la división de destilados es ilícito, es decir, no paga impuestos, es falsificado o contrabandeado.

“Es una pérdida enorme en facturación para el gobierno en impuestos y es para el consumidor un riesgo grande porque no hay control de calidad en este mercado ilícito. Además, hay mucho producto que entra por fronteras sin pagar impuestos, entonces estamos trabajando con el gobierno mexicano y también con otros de la región”, comentó el directivo.

Para las bebidas destiladas el impuesto es mayor al 70%, si se contempla el 53% del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

“Por eso es tan atractivo para que la gente esté creando alternativas comerciales para falsificar porque los impuestos son tan altos que crea la oportunidad. En Latam el promedio es de 20% de ilícito, pero hay puntos como Chile que es de 4% o 5% porque ya tienen un impuesto diferente y control de fronteras, donde no es atractivo hacer contrabando”, explicó Gavazzi.

Por lo anterior, la compañía se encuentra en pláticas con el gobierno para reducir el mercado ilícito.

TE RECOMENDAMOS: 

Entrevista | Diageo, dueña de tequila Don Julio, se alista para duplicarse