El país sigue fortaleciendo sus reservas internacionales, actualmente en máximos cercanos a los 167,000 millones de dólares.  

 

Reuters

México se está preparando para enfrentar el momento en el que economías avanzadas como la de su socio Estados Unidos comiencen a reducir su alivio monetario y se normalicen las “situaciones extraordinarias de liquidez”, dijo el miércoles el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

PUBLICIDAD

El país sigue fortaleciendo sus reservas internacionales, actualmente en máximos cercanos a los 167,000 millones de dólares (mdd), y tiene como gran aliado contra choques externos al régimen cambiario flexible que rige desde hace casi 20 años.

Como colchón adicional, la segunda mayor economía de América Latina tiene una línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un equivalente de más de 70,000 mdd.

“Sin duda alguna, México se está preparando para ello y tiene que estar preparado”, dijo el funcionario al participar en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, sin dar mayores detalles.

“No es algo que (…) ocurrirá en las próximas semanas, probablemente en los próximos meses, pero eventualmente la política monetaria global regresará a la normalidad”, agregó.

Algunos países desarrollados han recurrido a políticas expansionistas poco convencionales para reactivar a sus economías, lo que ha disminuido notoriamente los rendimientos de los papeles gubernamentales de esas naciones y ha llevado más flujos de capital hacia países emergentes como México.

La jugada más reciente fue del Banco Central de Japón, que lanzó su propio plan de estímulo. La reacción de algunos países latinoamericanos ha sido la intervención a través de diversas herramientas.

“Estamos viviendo situaciones extraordinarias de liquidez en los mercados internacionales, producto de políticas monetarias no convencionales no solamente en el caso de Estados Unidos”, sostuvo Videgaray.

Las autoridades mexicanas no prevén modificar la política cambiaria actual, según el funcionario, que aseguró que el mercado en moneda local está suficientemente líquido.

 

Con un ojo puesto en EU

Pero Videgaray dijo que están atentos a las acciones que pueda adoptar Estados Unidos sobre la eventual reducción a su plan de compras de 85,000 mdd mensuales en bonos, aunque declinó aventurar un probable escenario.

“Tenemos que estar preparados precisamente para esa incertidumbre”, dijo.

El miércoles, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, sugirió que la entidad no está cerca de reducir sus esfuerzos para estimular a la mayor economía del mundo, pero dijo que eso puede suceder si la recuperación continúa mostrando signos de fortaleza.

Videgaray dijo que la economía de Estados Unidos sigue dando señales mixtas y esa fue la causa principal que llevó a México la semana pasada a rebajar su pronóstico de crecimiento este año, a un 3.1%, desde un 3.5%.

“Tenemos de repente un buen dato en los Estados Unidos y al día siguiente tenemos un dato desalentador”, dijo.

“Claramente la economía de Estados Unidos creemos que tiene un buen horizonte hacia adelante, pero todavía no estamos ahí y eso, sin lugar a dudas, afecta las exportaciones mexicanas y en general la demanda agregada mexicana”, dijo.

El funcionario indicó que todavía es prematuro anticipar una eventual caída en sus ingresos públicos por el recorte a la previsión de crecimiento, pues otras variables, como el precio del petróleo, están mejor de lo esperado.

 

Siguientes artículos

Pemex procura alianzas con refinerías estadounidenses
Por

La  paraestatal quiere disminuir los costos  en materia de distribución por medio de acuerdos con empresas estadounidens...